+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CULTURA ■ MÚSICA

La zarzuela de los mineros

Del olvido al rastro. Se vendió con los muebles y objetos de una casa en Asturias y apareció en el rastro de León. Un pequeño libreto, ‘fotocopiado’ en papel calcante en una conocida copistería teatral de aquellas que funcionaban en Madrid para que los actores y cantantes se supieran el guión. La zarzuela Flor minera, que se desarrolla en León, nunca se estrenó. Obra de Luis de Castro y Antonio Ballesteros con música de Francisco Balaguer, al menos no se ha perdido

 

Libreto de la zarzuela compuesta por Francisco Balaguer a los mineros. - DL

MANUEL C. CACHAFEIRO | LEÓN
30/12/2017

En el archivo de la Sociedad General de Autores (SGAE) y en el del Teatro de la Zarzuela no hay rastro de su estreno, pero sí de los autores. Los tres de una época agitada de España como fue el preludio de la Guerra Civil. Flor minera, que habla de la relación de una joven con un minero en una cuenca de León, nunca se subió a un escenario. Se quedó en un libreto dividido en dos actos, del que sólo se conserva uno, guardado durante décadas en una casa de Asturias y vendido recientemente en el rastro de la capital leonesa, en un lote de muchos papeles.

El libreto tiene las pastas oscurecidas por el paso del tiempo y conserva la encuadernación típica de aquellos textos para los actores y cantantes, con las hojas de papel calcante cosidas con cuerda y algunas inquietantes correcciones a mano, quizá de alguien que hubiera sido uno de sus protagonistas. La portada está escrita a máquina, con los nombres de Luis de Castro Gutiérrez y Antonio Ballesteros de Martos, autores del texto, y Francisco Balaguer, que firma la música, cuyos pentagramas tampoco aparecen por ninguna parte.

La trama se desarrolla en un pueblo de León y el reparto debe contar con nueve actores. Cinco mujeres y cuatro hombres. «Plazuela angosta en una aldea serrana —se explica sobre el escenario de la zarzuela—. Al fondo, sobre las humildes casas de piedra sin labrar, con techumbre de paja las más, se yerguen abruptos picachos con manchas de arbolado en algunos. Como a media montaña a la derecha, se divisa la boca y las vías de un trasbordador funicular de mineral...».

El argumento habla de jóvenes del lugar y de mineros. De la realidad de una cuenca minera. «Qué curioso, la mina no es un argumento de este tipo de obras», reconocen en el Teatro de la Zarzuela.

El libreto de la primera parte de Flor minera tiene 38 páginas en total. Balaguer pone música a estrofas como...

Se explica que Flor minera

te llamen en el lugar.

Si como flor eres bella

como minera, ejemplar.

En el archivo de la SGAE, del que más datos hay documentados, es de Balaguer, el autor de la música. Valenciano de nacimiento, su gran éxito fue Al dorarse las espigas en 1929, antes de exiliarse en Argentina por la Guerra Civil. Allí desarrolló «una brillante carrera» como músico, dice su breve biografía. Murió en Buenos Aires en 1965.

De los dos autores del guión apenas hay datos en el archivo de la Sociedad General de Autores. Luis de Castro Gutiérrez (1889/1973) tiene otra zarzuela, El juglar de Castilla, en colaboración con Anselmo Alarcón. Fue estrenada en 1933, con música también de Francisco Balaguer. Y Antonio Ballesteros de Martos figura como libretista de otra zarzuela que también tuvo éxito en su momento, La ventera de Ansó, de Rafael Martínez Valls y Pascual Godes.

La década de los años 30 del siglo pasado, en la trabajan los autores de Flor minera, fue una época de gran auge para este género. «En la década de los años treinta aparece uno de los últimos y más grandes compositores: Pablo Sorozábal (1897-1988); destacan Katiuska, La del manojo de rosas, Black el payaso, La tabernera del puerto y Don Manolito. La Guerra Civil no supondrá un intermedio para la zarzuela, aunque con más dificultades todavía continuarán estrenándose y representándose obras. Este género lentamente torna su fin hasta los años ochenta. ¿Las causas? La aparición de otras formas de entretenimiento: la revista, el cine, la televisión», explican en el blog defendamoslazarzuela.blogspot.com.

— ¿Por qué dices eso?

— Porque no pones interés en nuestro cariño. Don Jorge quisiera hacerte capataz...

— Siempre me hablas de don Jorge.

— ¿Te molesta que se tome interés por nosotros?

— Él, sí.

— No sé como eres.

— Déjate de pavadas. ¿O es que crees que no se advierte lo que hay en el fondo de ese interés?

El diálogo, ya en la parte final del primer acto, refleja también que quien escribió el guión, o mejor dicho, los autores del guión, conocían el mundo de las cuencas mineras. Incluso hay alguna corrección para poner Oviedo por León.

La zarzuela nació en el siglo XVII en el pabellón de caza del Palacio de la Zarzuela —lugar llamado así por el gran número de zarzas que lo rodeaban— en la época de Felipe IV. Gran amante del teatro, en los descansos contrataba compañías madrileñas que representaban obras donde se alternaba el canto con pasajes hablados, a medio camino entre el teatro, el concierto, el sainete y la tonadilla.

En Flor minera, el final es el que más calado minero tiene. «Los mineros cantan dentro la primera estrofa y luego van saliendo por los laterales de la izquierda hombre y mujeres. Ellos llevan bastones y lámparas, propias del oficio», se explica en el guión para imaginar la escena. Y empieza la música...

Minero, al trabajo

que la hora llegó.

Tu fatiga empieza.

Aún brilla el sol.

Mi amor que te espera

aliento te da.

No pases cuidado

que él te amparará.

De la lectura de todo el libreto de la primera parte —del segundo acto no hay rastro—, apenas existen pistas de qué cuenca es. Sabero, Santa Lucía, Bierzo Alto, Alto Sil, Laciana, Fabero... aunque sí hay un dato a tener en cuenta sobre el escenario de la zarzuela: «En primer término, a la derecha, la casa de Felipe, y enfrente, a la izquierda, la del tío Cirolas, ambas con techo de pizarra, rústico balconaje de madera a lo ancho de la fachada y portalón bajo amplio, cuyo dintel forma arco de medio punto».

¿Flor minera se desarrolla en el Bierzo? A la vista del tejado de pizarra y el amplio balcón, puede ser. De todas formas, la incógnita ha quedado.

Es satisfacción

para el hombre entero

el peligro ir

sereno. Minero

tu esfuerzo es viril.

No temas, minero

etc. etc.etc.

(Telón)

Francisco Balaguer. ARCHIVO DE LA SGAE