+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Lanseros llega a París con su Adonais ‘Diario de un destello’

‘Les editions du Paquebot’ publica una edición bilingüe e ilustrada .

 

Raquel Lanseros se estrena en lengua francesa. - jesús f. salvadores

n. g. sabugal | león
14/02/2013

«Este libro hace un recorrido por todas las cosas en la vida que tienen luz, que brillan, que dan calor, que reconfortan. Un recorrido por las cosas luminosas». Así describe la poeta Raquel Lanseros su obra Diario de un destello, accésit en 2005 del Premio Adonais. Un recorrido que ahora también podrá hacerse en la lengua de Victor Hugo, ya que acaba de publicar este poemario en la editorial francesa Les editions du Paquebot, en una edición bilingüe y bellamente ilustrada por Kuzu.

El libro supone el estreno de Lanseros fuera de nuestras fronteras, después de algunas traducciones en antologías de diferentes países. «Es la primera vez que se traduce uno de mis libros al completo y me hace mucha ilusión. Es algo difícil de conseguir y más en poesía».

Presentación en Francia

El libro se presentará, posiblemente el próximo mes de abril, en el Instituto de Cultura de París. Después se hará una presentación en Madrid en la Alianza Francesa, también la próxima primavera. La poeta leonesa ­—aunque nacida en Cádiz, ya que, como en el dicho, los leoneses nacen donde quieren— recuerda que la redacción del poemario la realizó cuando vivía en Murcia.

«Un lugar con mucha luz», subraya. Luminosidad que Lanseros trasladó a los versos que ahora podrán disfrutar los lectores franceses. «La traducción es estupenda, creo que algunos poemas hasta son mejores», bromea Lanseros. Los traductores de la obra son Marie-Agne Sánchez y Muriel Chandanson.

No tiene duda sobre cuál es su poema favorito. Se trata de Yago Bazal se deja ver dos horas. Unos versos que recuerdan la historia de su abuelo cuando en el año 1939 tuvo que ‘echarse al monte’ por culpa de la represión franquista. Pero, deseoso de ver a su abuela, le hizo una visita clandestina. Es decir, se dejó ver esas dos horas, arriesgando el pellejo por amor. Nada puede haber más poético.

«Mi abuelo era alcalde con la República y eso ya suponía tener la vida en riesgo. Por eso estuvo alejado unos meses, no sé muy bien dónde, no le gustaba hablar de ello. Posiblemente se pasó a Portugal», dice. Lanseros dice que ese poema hace un homenaje «a todas las personas a las que la guerra destrozó la vida».

Las ilustraciones que acompañan al libro, realizadas por Kuzu, valenciana residente en Alemania, se vinculan con el arte japonés y pertenecen a la serie El jardín de Kuzu. Incluyen motivos orientales e imágenes florales. «Son unas imágenes muy oníricas», explica Lanseros.

La poeta sigue de enhorabuena tras la publicación hace tan sólo unos meses de una antología de 38 poemas en la editorial Valparaíso titulada A las órdenes del viento.

Buscar tiempo en otra localidad