+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El presidente de la Diputación y el concejal de Cultura inauguraron ayer «A nuestro modo»

Las trayectorias artísticas de Uriarte y Jular convergen en una gran exposición

Los dos veteranos creadores leoneses muestran sus obras en la Diputación y el viejo Consistorio

 

El pintor Manuel Jular, ante una de las obras expuestas en la muestra - CUEVAS

El pintor Manuel Jular, ante una de las obras expuestas en la muestra - CUEVAS

Marcelino Cuevas - león
Marcelino Cuevas 08/05/2005

Los espacios escénicos de la Diputación y el antiguo Ayuntamiento inauguraron ayer una magna exposición con dos protagonistas, un viejo pintor que con el tiempo se ha convertido en el clásico por antonomasia del informalismo leonés, y un artista siempre emergente, que ahora camina a gran velocidad por el intrincado mundo de la escultura. Manuel Jular y Juan Carlos Uriarte han unido esfuerzos para presentar una de esas exposiciones -cuyo catálogo distribuyó ayer Diario de León- que, en teoría, debiera marcar una época, tal y como la marcó hace más de cuarenta años aquella célebre de Jular y Vargas, que es tenida como la ilusionante llegada a León de la plástica abstracta. Explican los artistas, entre cansados y satisfechos, los laboriosos prolegómenos del evento. «La exposición tiene dos sedes, porque la obra que exponemos era demasiado amplia para una sala. Y, además, porque en este caso se trata de dos edificios emblemáticos y agradables. No es que no seamos partidarios de exponer en galerías, pero en León no hay ninguna que hubiera podido acoger más de treinta esculturas y casi medio centenar de cuadros. Ha sido un reto que no ha resultado nada fácil resolver, porque ayudas hemos tenido¿ pero sólo hasta cierto punto. Aunque hemos contado con el apoyo de las instituciones implicadas, no ha sido un camino de rosas. Los dos hemos hecho un esfuerzo grandísimo, a pesar de que ya somos muy mayores. Hemos tenido que trasladar las obras nosotros, las hemos instalado nosotros mismos¿ Es una exposición con su punto de ironía y que ha significados para nosotros un esfuerzo que la gente nunca llegará a valorar, pero esperamos que deje satisfechos a aquellos que la visiten». De lo tradicional a lo nuevo Manolo Jular ha sido capaz de dejar a un lado los pinceles, las brochas, las espátulas, los botes de pintura y los polvos y piedras que vivían mágicamente en sus lienzos, ha cambiado lo tradicional por lo nuevo y se ha enfrentado a los vericuetos informáticos para acabar haciendo lo de siempre, lo suyo, lo peculiar e intransferible. «He montado la exposición -comenta- utilizando en algunos casos lenguajes de otros pintores, mezclándolos para ver como funcionaban unas cosas con otras. He seguido investigando en temas en los que ya había profundizado antes, pero lo que es fundamental es que al haber trabajado con elementos digitales he eliminado del cuadro la piel típica de la pintura de caballete. Como digo, he perdido la piel que aportan al cuadro las masas pictóricas, pero he conseguido ampliar las posibilidades de expresión gracias a las técnicas digitales. Algunos de los efectos que hay en estos cuadros no serían posibles sin los tratamientos infográficos». Por su parte, Juan Carlos Uriarte ha sabido mantener sus señas de identidad intactas, pero ha dado un paso más. Ha dejado un poco aparcados sus viajes a las viejas chatarrerías para buscar materiales reciclables, transmutables en elementos artísticos, y ha llegado a una época artística en la que su escultura toma un mayor cuerpo, una patente personal más clara y directa. «En mi aportación -asegura- hay tres partes bien definidas: un arranque con algunas piezas antiguas, una parte media de esculturas que abocan una especie de cambio y hay alguna cosa muy moderna, como la Deconstrucción , que muestra el tipo de trabajo en el que estoy entrando en este momento, con obras más matéricas, más fuertes. El material de mis esculturas sigue siendo el hierro y ahora estoy dejando un poco, pero sin abandonarlos, los elementos desechados, para entrar más en el mundo de la fundición». Ayer, el presidente de la Diputación, Javier García-Prieto, y el concejal de Cultura, Alfonso Ordóñez, acompañaban a estos dos artistas, dos vidas paralelas, para presentar en los espacios del Palacio de los Guzmanes y la Casa de la Paridad una exposición que puede marcar todo un hito en el arte leonés. Horario: de 10.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00. Diputación y Ayuntamiento de San Marcelo.




Buscar tiempo en otra localidad