+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Escritora e historiadora

«León enseñó que se puede gobernar con generosidad»

Margarita Torres acaba de recibir el premio que anualmente concede la Academia Internacional de Genealogía y Heráldica

 

Margarita Torres con su libro «Batallas legendarias» -

Cristina Fanjul - león
Cristina Fanjul 25/09/2004

Margarita Torres acaba de recibir uno de los galardones más importantes concedidos a los historiadores en todo el mundo. La Academia Internacional de Genealogía y Heráldica celebra cada año una conferencia mundial de estudios de nobleza y heráldica en el seno de la cual se entregan cuatro premios. Uno de ellos -¿cuántos lleva ya?- fue a parar a manos de la escritora. -¿Cuál es la razón por la que le conceden el galardón? -Puede decirse que por mi trayectoria, puesto que lo que se valoró fue la tesis doctoral y los estudios acerca de los orígenes de la nobleza del Reino de León. -¿Cómo era, cómo se comportaba la nobleza de León? -Tiene una raiz claramente romana y visigótica, con fuertes influencias de los mozárabes que llegaban del sur; eran gobernadores civiles y militares que estaban emparentados entre sí y tenían una característica que les hacía únicos: permitían la entrada en sus familias a las capas más destacadas de la sociedad, sin tener en cuenta si eran o no nobles. -¿Hay alguna característica que defina a la mujer en aquella época? -Se trataba de uno de los pilares más importantes de la sociedad debido a la herencia romana. Era fuerte, digna, sabía luchar por los suyos y estaba en situación de igualdad. -¿Qué importancia tiene León y su carácter cultural en el desarrollo posterior de España? -Existe una gran mentira y es que se cree que León era un reino retrógrado. Es increíble porque se trata justamente de lo contrario. Si por algo se caracteriza León es por la búsqueda de nuevas soluciones. Uno de sus valores era el diálogo. La diplomacia siempre estaba por encima de la guerra. Sin León, sin su generosidad, no habrían existido los reinos posteriores de Portugal y Castilla, con lo que la definición de España no habría sido la misma. Hemos aportado la idea de generosidad, de que se puede convivir y dialogar. -Eso parece muy inteligente y contrasta con lo que vemos hoy en día con los nacionalismos. -Pues si, esa generosidad choca con el nacionalismo mal entendido que cree que el resto de España no aporta nada. -Ese espíritu es el resultado de una idea avanzada de lo que debe ser un pueblo, de cómo debe forjarse... -Por supuesto. León fue un referente en aquella época, al igual que ocurrió con Córdoba en el sur. Éramos el referente de la intelectualidad. Fuimos un gran reino que funcionó durante toda su historia con la idea de Imperio. No hay más que ver que siempre se habla de tres grandes imperios de la época: Bizancio, el imperio carolingio y el de León. No está de más decir que León fue la raiz intelectual, moral y humana de España. Es lo que dice el himno: «Sin León no hubiera España». -Una de las cosas que se repiten es el de la convivencia de cristianos, judíos y musulmanes ¿Era real en León? -Es cierto que fue un modelo. Lo tenemos aquí, con lo que no hay que buscar fuera. Era una sociedad en la que se convivía con respeto. Un ejemplo. Abderramán III envió a su mejor filósofo como embajador a la Corte del Rey Ramiro. Hasday ibn Saprut estuvo a punto de quedarse en León a causa del trato recibido en la Corte. -¿Hay algo que denote la influencia mozárabe en la cultura leonesa? -Hay un sinfín de cosas que revelan el contacto entre la cultura romano-visigoda y la mozárabe: en la toponimia, con nombres como La Bañeza, en la onomástica -en aquella época se arabizaron un gran número de nombres-. También se puede ver la influencia en el romance leonés y hay algo muy curioso. En los códices de las Biblias, la traducción al margen solía ser en árabe. -Y ¿Cuál es la influencia judía? -Podemos decir que fue menor. y más bien al revés; no hay que olvidar que fuimos un reino importantísimo durante más de doscientos años, con lo que nos convertimos en un polo de atracción intelectual para las élites judías. El caso más claro lo tenemos en el de Moisés de León. -¿En qué está trabajando ahora? -Investigo el siglo décimo en León y, más concretamente, cómo era la convivencia de los cristianos y los musulmanes. -Es un tema que está de moda -Si, y lo que tenemos que aprender es que nuestros antepasados eran más civilizados.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla