+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LA ENTREVISTA

«León ha dado imprescindibles a la literatura»

León acoge la poesía de Julia Navas, junto a David González y Carmen del Río

 

Julia Navas. ALBERTO MORANTE -

26/01/2017

pacho rodríguez | león

Se acogen poetas. El punch literario alternativo de León se pone a prueba esta semana con una presentación en la que, como pocas veces, palabra y significado coinciden en el fin: se presenta lo que no se conoce. Por otro lado, la otra prueba del algodón es la de León como tierra de acogida literaria. Por el Norte y por el Sur. Versos al límite con Asturias y Valladolid. Algo de eso hay en lo que se verá hoy en el Gran Café. Se llama: Poesía de calle a libros en bares y es una iniciativa de Vinalia Trippers.

Vicente Muñoz y Silvia Chica harán de anfitriones en la presentación del libro Ombligos y universos (Canalla Ediciones), de Julia Navas (Avilés, 1966); junto a la vallisoletana Carmen del Río Bravo con su No ardo, me oxido... (Baile del sol) y el gijonés David González, que trae a León Si te echan mano al cuello, encontrarán la soga (Letour 1987, 2016). Poesía para refrescar los lugares comunes del lector porque lo mejor para presentarse es no conocerse. Nunca falla.

Julia Navas, licenciada en Historia del Arte, siempre escribió salvo un paréntesis más largo que el resto de su vida. Eso sí, entre medias escribió tres hijos.

Habla de la ciudad de León como si fuera un apellido literario en la que de fondo siempre suena un rocanrol. Navas ganó en 2014 el Concurso de Relatos Contra la Violencia Machista de la ciudad de Tarrassa con Cuéntame un cuento. Ese año publicó su novela Esperando a Darian (Hades). Y en 2015, Confieso que he perdido el miedo, poemario también editado por Hades.

—Igual sólo hay algo mejor que escribir, que sería volver a escribir después de haberlo dejado, y que salgan cosas. En su caso, ¿cuáles han sido las sensaciones?

—A veces me apena pensar cuánto tiempo he perdido en estos años, pero a la vez es una sensación de renacimiento, de recuperación y de reafirmación. Ya sabes: nunca es tarde… Y «en busca del tiempo perdido», como diría Proust, voy a libro por año.

—Si no se escribe, sobre y para uno mismo, ¿por qué se escribe?

—Se escribe sobre cómo uno percibe el mundo con experiencias propias, pero también ajenas, nutridas de lo vivido, de lo leído y de lo imaginado. La imaginación es la herramienta imprescindible de un escritor.

—León tiene apellidos literarios de primera. ¿Qué le llega de esa larga lista de talento reconocido?

—Hace poco leí que León es el lugar donde han nacido mayor número de escritores; parece ser que también es cuna de lectores que, además, pueden disfrutar de una magnífica y envidiable red de bibliotecas, así que una cosa lleva a la otra, supongo. El caso es que sí, nos habéis regalado nombres imprescindibles. Un armario lleno de sombras, de Gamoneda, un libro que estaba descatalogado y me costó conseguir, está entre mis lecturas favoritas. Leopoldo María Panero, Josefina Aldecoa o Gamoneda están entre mis favoritos.

—¿La literatura alternativa sirve para algo más que para alimentar el ego?

—Hay mucho ego exacerbado, sí. Pero en su justa medida, combinado con autocrítica, hace que una se lance y se muestre a ese anhelado lector. Cada vez que tienes la oportunidad, gracias a las presentaciones, redes sociales, etc, es cada vez más fácil escuchar sus sensaciones. Yo hablo mucho en mis poemas de la necesidad del otro refiriéndome al lector o lectora.

Lugar: Gran Café (planta 2).

Hora: 21.30.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla