+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

cultura ■ ARTE

Un leonés en la corte de Hollywood

Las casas de subastas rescatan a Enrique Dorda, retratista de Greta Garbo, Marlene Dietrich y la nobleza europea.

 

El barón Issaverdens, retrato de niña de 1921, un desnudo, la bailarina americana Thalia Mara y Greta Garbo. DL -

17/04/2018

verónica viñas | león

El olvido es el peor infierno al que puede ser condenado un artista. Enrique Dorda Rodríguez es un perfecto desconocido en León. El pintor que retrató al Hollywood dorado y la nobleza europea sale ahora de un limbo de décadas gracias a las casas de subastas. Un puñado de sus obras está a la venta en galerías españolas y norteamericanas. Hace sólo unos meses el Museo de León recibía una generosa donación de la familia Gago que incluía un lote de retratos femeninos firmados por Dorda. Es como si los hados se hubieran confabulado para sacar del ostracismo a un artista cuya vida es aún más apasionante que su obra.

Nacido en León en 1872, la biografía de Dorda está plagada de claroscuros. El retrato que pintó de Franco en 1937 para la portada de la revista Spain, en el que muestra la cara amable del golpista, que nunca gozó de la popularidad y el carisma de dictadores como Hitler o Mussolini, podría haberle pasado factura. Un descendiente del artista explica, a propósito de una serie de retratos del pintor leonés: «Mi bisabuelo por parte de padre era Enrique Dorda. Se ganaba la vida haciendo retratos para el dictador español Franco, todos los generales, la realeza europea y varios actores. Hizo más de 3.000 retratos durante su vida».

En 1913 ya era un pintor consagrado, como dan cuenta las crónicas de la época, que dedican grandes titulares a una exposición de Dorda en los salones del Hotel Palace de Madrid. La muestra incluía 55 retratos, entre los que destaca el dedicado a lady Bunsen, esposa del embajador de Inglaterra en España, el de la marquesa de Camarines y los de los hijos de los reyes. En 1928 el leonés pone rumbo a La Habana, donde en poco menos de un año retrata a los principales dignatarios y la alta sociedad cubana. Un año después recala en Nueva York, donde residirá hasta su muerte en 1947. En la Gran Manzana realiza encargos para reconocidas revistas de la época, como el de Greta Garbo para Motion Picture Magazine.

Dorda inmortalizó con sus pinceles a personajes como Marlene Dietrich, la prole de Zita de Borbón-Parma, la última emperatriz y reina consorte de Austria, que tuvo ocho hijos; el barón Edouard Issaverdens, un aristócrata de origen egipcio afincado en París, al que el artista leonés pintó en 1919 con su perro; o la pequeña Beatrix von Heeren, cuyo retrato está depositado en el Museo de León. Una casa de subastas norteamericana tiene a la venta por sólo 131 dólares una reproducción del retrato de Beethoven obra de Dorda. También plasmó a Ascensión Reynoso Mateo, dama de la reina María Luisa y hermana del que fuera embajador de España en Roma; y al magistrado Fernando Bernáldez-Romero, cuyo retrato al pastel fue subastado en 2011 por la casa Durán. El Museo de Arte Moderno de Nueva York y el Metropolitan Opera House tienen obras del artista leones; esta última posee un retrato de la soprano valenciana Lucrezia Bori, cuyo nombre real era Lucrecia Borja.

Dorda había estudiado en las academias de Bellas Artes de San Fernando de Madrid y de San Carlos de Valencia. Entre su larga producción de retratos la crítica elogia los infantiles, porque «plasma a los niños con naturalismo, frescura y gran penetración psicológica». Fue premiado tres años en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes de Madrid.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla