+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CULTURA

El leonés que llena de hienas La Casa Encendida

David Crespo muestra en febrero en Madrid el proyecto con el que ganó el Premio Generación 2017 Ha expuesto en toda España, Tokio y Berlín, pero no en León

 

Imagen artística del creador leonés David Crespo, que expone el mes próximo en La Casa Encendida. DL -

24/01/2017

verónica viñas | león

No pinta ni hace esculturas de bulto redondo. Lo aclara desde el minuto uno. El artista leonés David Crespo tampoco es profeta en su tierra. De hecho, esta provincia es de las pocas en las que aún no ha expuesto. Sus creaciones han llegado al Palais de Tokyo y Berlín, pero no a su ciudad natal.

A partir del 2 de febrero mostrará El juego de la hiena en La Casa Encendida. Se trata del proyecto con el que ganó el Premio Generación 2017, uno de los más prestigiosos del país. Concurrían 600 artistas y fueron seleccionados diez, que expondrán junto a Crespo.

El juego de la hiena es una investigación en torno al territorio y el empoderamiento social del espacio. Partiendo de un juego milenario subsahariano, parecido a la oca, donde las trabas están simbolizadas por las hienas, el artista leonés pone en evidencia las dificultades de muchos inmigrantes africanos por llegar al primer mundo. Crespo es un artista incómodo, crítico, con sentido del humor y fuertes dosis de compromiso social. «El proyecto se apropia del juego con la intención de dar forma metafórica a los recorridos que, desde distintos puntos del centro y norte de África, son transitados por personas que tratan de llegar a Europa, intentando tomar como acceso dos de sus principales puertas: Ceuta y Melilla. Ciudades que funcionan como pozos sociales, donde las mafias y el gobierno se convierten en las hienas del tablero».

Vive entre León y Madrid, donde expuso recientemente un proyecto sobre la crisis griega y su paralelismo con España. En León le gustaría exponer únicamente «en unas condiciones dignas», confiesa, tras aclarar que no hace obra comercial, «sólo proyectos de investigación». Aún así, desde que acabó la carrera de Bellas Artes en Vigo, en 2008, no ha parado de trabajar. Y tiene la inmensa suerte de estar respaldado por dos galerías, aunque entiende que sus proyectos requieren apoyo institucional.

«Veo más factible exponer en cualquier sitio que en León», afirma, consciente de que en otras provincias y comunidades se conceden más becas de creación artística.

Actualmente está embarcado en otro original proyecto sobre la violencia y los hooligans, que mostrará en Mallorca. Su implicación llega al punto de que está tomando clases de boxeo. En la grabación de su pieza de vídeo Nº 24 —para la que contaba con una beca artística— estuvo a punto de la congelación, ya que la obra consistía en vestirse de futbolista de la selección española y desfilar por las calles de Berlín. También en El juego de la hiena Crespo se pasea por una barra de equilibrio colocada en un parque de la península Almina de Ceuta, en pleno estrecho de Gibraltar, para simbolizar las dificultades de recorrer las millas que separan África de Europa.

Buscar tiempo en otra localidad