+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Los leoneses Llamazares, Aparicio y Huerga optan al Premio de la Crítica

‘Las lágrimas de San Lorenzo’, ‘Soledades’ y ‘Nuestros hijos volarán’ están entre los finalistas.

 

verónica viñas | león
26/02/2014

Tres escritores leoneses aspiran este año al Premio de la Crítica de Castilla y León. Julio Llamazares, Juan Pedro Aparicio y José Manuel de la Huerga figuran entre los nueve finalistas, seleccionados por críticos literarios y profesionales de la comunicación.

Al galardón que convoca el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua y que en la pasada edición recayó en el escritor y académico José María Merino por El río del Edén, optan ahora Juan Pedro Aparicio, por Nuestros hijos volarán con el siglo; Julio Llamazares, con Las lágrimas de San Lorenzo; y José Manuel de la Huerga, con las dos novelas de que consta Solitarios.

Además de esta terna leonesa, la nómina de finalistas la completan los burgaleses José Antonio Abella, con La sonrisa robada, y Moisés Pascual Pozasm con Vidas de tinta; el vallisoletano Eduardo Fraile, por Retrato de la soledad; el segoviano Luis Javier Moreno, con Estado y sitio; el zamorano Agustín Remesal, Por tierras de Portugal. Un viaje con Unamuno; y el salmantino Francisco Rodríguez Adrados, con El río de la literatura. De Sumeria y Homero a Shakespeare y Cervantes.

La novela de Aparicio sobre la figura de Jovellanos puede entenderse también como un libro de viajes, en el que el autor de El Transcantábrico aborda ese gran momento de esperanza que es la Ilustración, frustrado por la Revolución Francesa y la subsiguiente invasión napoleónica.

Con Las lágrimas de San Lorenzo, Julio Llamazares rompía un largo ‘silencio’ de ocho años desde su anterior novela. El libro se le ocurrió al autor de Luna de lobos un 10 de agosto en la isla de Ibiza, al ver a un padre con su hijo observando las perseidas o estrellas fugaces. Julio Llamazares supo entonces que se titularía Las lágrimas de San Lorenzo y decidió que cada capítulo fuera como una de esas estrellas que pasan, «una vida que se va para siempre».

La soledad impuesta y sus secuelas conforman el trasfondo temático de las dos novelas breves que integran Solitarios, de José Manuel de la Huerga, autor de Apuntes de medicina interna. El fallo del jurado se dará a conocer en breve en Ávila. El Premio de la Crítica lo han ganado en ediciones anteriores, aparte del citado Merino, los leoneses Antonio Colinas, que lo recibió en 2012 por medio siglo de poesía indispensable, reunida en El laberinto invisible; Antonio Gamoneda, que se lo llevó en 2004 por Arden las pérdidas; y Luis Mateo Díez, en 2009 y tras dos años consecutivos de ser finalista, lo conquistó con Los frutos de la niebla, uno de los doce libros que forman parte de ese gran universo bautizado como Las fábulas del sentimiento, una suerte de ‘novelas ejemplares’ en la estela de las cervantinas y una de las empresas literarias más ambiciosas de la narrativa de las últimas décadas. El escritor de origen berciano Raúl Guerra Garrido obtuv también el Premio de la Crítica en la tercera edición, con el libro La Gran Vía es Nueva York.




Buscar tiempo en otra localidad