+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CULTURA

Leopoldo María Panero podrá descansar en Astorga

La Audiencia de Las Palmas declara únicos herederos a sus primos. Las cenizas del poeta reposarán en la cripta familiar

 

Leopoldo María Panero. - ELVIRA URQUIJO A.

A.G. VALENCIA | ASTORGA
13/03/2018

Cuatro años después de que Leopoldo María Panero, el último de esta saga de poetas, falleciera en el hospital psiquiátrico de Las Palmas de Gran Canaria, la Audiencia de esa ciudad ha declarado a sus cinco primos por vía paterna «únicos herederos». Un reconocimiento que llega después de un largo procedimiento judicial que comenzó en 2014, cuando Juan José, María Luisa, María del Rosario y Paulino Alonso Panero y María Odilia García Panero solicitaron a los juzgados de Las Palmas de Gran Canaria que los reconociera como únicos familiares vivos del poeta y, por tanto, como sus legítimos herederos, en vista de que no hizo testamento.

Sin embargo, el Juzgado de Primera Instancia número 4 de la ciudad falló en su contra, por entender que no se había acreditado que hubiera fallecido la madre del poeta, la escritora Felicidad Blanc (1913-1990), ni tampoco los tres hermanos de ésta.

La Audiencia revoca ahora su decisión porque considera que, si el juez que vio en primera instancia este asunto tenía dudas sobre la existencia de otros posibles herederos, debió haber practicado pruebas para averiguar si era así, en lugar de desestimar sin más la demanda que había presentado los primos hermanos del escritor.

Pero, además, el tribunal subraya que «la singular y conocida» historia de la saga de los Panero «libera» a los demandantes de la obligación de probar algunas circunstancias que «son públicas y notorias», como que la madre de Leopoldo María, «la escritora Felicidad Blanc, y hermanos fallecieron hace años».

María del Rosario Alonso Panero mostró ayer su satisfacción por la decisión judicial y reconoció que ahora el proceso seguirá sus cauces. De momento, las cenizas de Leopoldo María Panero permanecen en el centro de salud mental donde falleció, «aunque en cuanto nos den el visto bueno iremos a buscarlas», reconoció su prima.

Además, la idea de la familia es trasladarlas hasta la cripta familiar, que se encuentra en el cementerio de Astorga, «para que descanse con su familia», apuntó María del Rosario Alonso Panero, quien explicó que «esa era la voluntad de Leopoldo María». Un acto que, previsiblemente, se hará en verano, en la más estricta intimidad, aunque la familiar no cerró la puerta a que otras localidades, como Las Palmas —de donde el poeta era hijo adoptivo a título póstumo— o Madrid le brinden sus respectivos homenajes.

La decisión de la Audiencia de Las Palmas también otorga a los primos del poeta los derechos de autor, así como sus objetos personales. Leopoldo María Panero perteneció al grupo de los Novísimos y falleció a los 65 años de edad.

a b

Buscar tiempo en otra localidad