+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

«Los cortos van a dar vida al cine del futuro»

Verónica Forqué recibe el Premio de Honor del Festival de Cine de Astorga.

 

La actriz galardonada descubre su estrella. MARCIANO PÉREZ -

09/09/2018

a.g. valencia | astorga

Con la respuesta del público que merece, y sonriendo a cada foto pedida en menos de diez metros hasta la puerta del Ayuntamiento, Verónica Forqué llegó ayer a Astorga para recibir el Premio de Honor del Festival de Cine. Llegó al mediodía, con la intención de conocer la ciudad y sus secretos. La misma localidad que en 1999 reconoció ya la labor de su padre, José María Forqué, con quien a la actriz le hubiera gustado trabajar, «ahora que soy más mayor y menos rebelde, le hubiera mimado tanto y obedecido en todo....», comentó durante un encuentro con los medios de comunicación, antes de conocer esos ‘secretos’ de la historia astorgana que tanto le apasionan. Por eso, no dudó, en su camino al despacho del alcalde, en hacer un alto en el salón de plenos, sorprendida por las vidrieras que recogen los hitos de la ciudad en el trazo de Escarpizo.

La actriz, que encarna ese papel de la mujer valiente y fuerte en el mundo del cine, firmó en el libro de honor del Consistorio, reconociendo que estos festivales— como el que organiza Astorga— abrazan los cortos que «van a dar vida al cine del futuro». En esta línea, la intérprete apuntó que el cortometraje viene a ser como el cuento a la novela. «La medida no da la categoría y en diez o en quince minutos se puede hacer una obra maestra», aseguró.

Forqué se mostró muy agradecida con el premio, proponiendo ser parte del jurado que fallará los premios el año que viene, porque «a mí lo que me gusta de verdad es ver esas películas», consciente de que, aunque ha sido y es enormemente feliz en el cine, «nunca hay que alejarse de la gente joven, porque no todo lo de antes era mejor y menos para las mujeres», apuntó, con una tremenda vitalidad, llevando la amabilidad por bandera y sin desdibujar la sonrisa de su cara pese a que los avatares de la industria no siempre juegan a favor. Ella ha logrado llegar a lo más alto, por eso «lo que me queda es vivir y llegar a vieja con paz», subrayó. Toda una declaración de intenciones.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla