+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El pintor busca reflejar su estado de ánimo en cada uno de los trabajos que realiza

Mateo Santamarta muestra su particular concepto de la abstracción

El artista de Izagre expone por primera vez sus obras en la capital leonesa, en la Galería Lucio Muñoz

 

Mateo Santamarta, con algunas de las obras que expone en la Galería Lucio Muñoz -

M. C. Santos - león
M. C. Santos 06/10/2003

Mateo Santamarta es pintor y, también, un poco poeta. Mateo nació en el pueblo leonés de Izagre y, a pesar de llevar muchos años pintando, es la primera vez que muestras su obras en la capital leonesa. «Mi historia como trabajador de la pintura es muy larga, llevo más de veinticinco años dedicándome plenamente a ella, aunque no como profesional, pero le dedico la mayor parte de mi energía. He realizado exposiciones individuales en Madrid y en algunas ciudades de Castilla y León, de Extremadura y Castilla-La Mancha e infinidad de colectivas en toda la geografía nacional y en algunos lugares de fuera de España.». El pintor expone estos días en la sala Lucio Muñoz de la Delegación de la Junta. En las obras de Santamarta puede comprobarse que conoce el oficio a la perfección y que es capaz de emplear con gran sentido estético los colores y las formas. «Mi pintura -comenta- ha ido evolucionando en el tiempo, son veinticinco años de experiencia. En ella hay una constante, procuro que sea siempre una expresión profunda y personal de mi modo de ver y sentir la vida, de mis propios problemas y dilemas, de las distintas cuestiones éticas y morales. También intento reflejar mi forma de entender la pintura de otros artistas. En definitiva es la profundización de lo visto y lo sentido». Santamarta emplea una gama de colores muy variada, aunque en cada cuadro solamente emplea una mínima parte, también destacan en sus obras las masas matéricas. «Cada vez intento simplificar más mi pintura. Yo siempre he empleado pocos colores en cada cuadros. Las cargas matéricas han surgido aquí en León, porque en mi pueblo, en Izagre, hay materia árida, hay arena y alguna la he recogido allí. Lo que pretendo es que los cuadros, además de los componentes matéricos y etéreos, contengan también lo sólido, la materia». Una primera visión de las obras de Santamarta nos llevaría a pensar en la abstracción, pero una mirada más detenida nos dice que siempre hay algo real tras las difusas formas que componen sus cuadros. «La abstracción para mí es una forma de plantearse el pensamiento, pero no creo en la abstracción pura, esta solamente puede funcionar como campo de vacío para que la imaginación del espectador se ponga en movimiento. Mis cuadros son figurativos, pero desde una visión abstracta, o sea que yo no me planteo pintar un tema determinado, cuando me pongo ante el lienzo estoy en un estado de ánimo e intento reflejarlo. A partir de ahí hay una serie de elementos que participan, como los recuerdos, los pensamientos... sentimientos que se van estructurando dentro del cuadro y que dan una imagen concreta y abstracta al mismo tiempo. No son obras cerradas, son más... apuntes que dejan un amplio margen a la sugerencia». Mateo Santamarta es, además de un gran pintor, un sentido poeta, lo demuestra el título de esta muestra , Bajo un Campo de Estrellas, Invitación al Abismo . «Yo tengo querencia -asegura- a ser poeta. A veces escribo versos, pero con mucho pudor porque no soy demasiado bueno en la literatura. En esta exposición hay muchos cuadros dedicados a grandes poetas que sufrieron una vida difícil, algunos suicidas, otros locos, otros que han sufrido la servidumbre a las drogas. Hombres que se han jugado la vida con la poesía, quizá, para aliviar la soledad en la que se han encontrado rodeados de una sociedad a la que el pensamiento y el mundo interior, le interesan muy poco».