+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

HISTORIA HUMANA

«Muero inocente y perdono», así acababa la carta del capitán Lozano

 

«Muero inocente y perdono», así acababa la carta del capitán Lozano -

13/03/2008

En los restos de las trincheras del alto de Aralla aún resisten inscripciones de aquella época: «Trinchera del capitán Lozano, avajo el fascio». Según los autores de la guía, los milicianos del Batallón Tejerina denominaron así sus baluartes en recuerdo de Juan Rodríguez Lozano, capitán de regimiento. El leonés fue uno de los pocos militares africanistas -había intervenido en aquel conflicto entre los años 1919 y 1923 y había conseguido la medalla al mérito militar- que no se unió al golpe de Estado y permaneció fiel al gobierno republicano, por lo que fue encarcelado en San Marcos, sometido a un consejo de guerra y fusilado el 18 de agosto de 1936. Las últimas palabras de su testamento fueron «muero inocente y perdono», las mismas que 68 años después su nieto, José Luis Rodríguez Zapatero, recordara durante su acto de investidura como presidente del Gobierno. En Aralla se erigió un monumento en su honor. Historias humanas como ésta abundan en la guía, una obra que, por otro lado, recuerda cómo el Consejo de Asturias y León se declaró soberano y emitió moneda y que aconseja la protección de espacios leoneses como el Fontañán y el conjunto de la Muezca, el gran búnker de Nocedo de Gordón, las galerías de Nocedo de Curueño o el fortín Arboleya, en San Isidro.