+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CINE

Los Oscar entran en una nueva era

Una cosecha excelente de cine y el movimiento #MeToo marcan la 90 edición. El sistema de voto preferencial dispara la incertidumbre sobre la mejor película

 

Una estatua de los Oscar embalada durante los preparativos de los premios de la Academia de Cine. - LUCY NICHOLSON

IDOYA NOAIN
03/03/2018

Originalmente concebidos por Hollywood para tratar de desviar la atención de escándalos que hace nueve décadas sacudían a la industria, los Oscar siempre han sido algo más que la fiesta mayor del cine. Durante décadas han perfecciona el combinado de reconocimiento a películas y profesionales del séptimo arte con las relaciones públicas, la propaganda, la política y el glamour. Y este año, marcado por una cosecha de cine excelente, no es distinto, pero los Oscar entran en una nueva era.

En la 90 edición, que se celebra este domingo en el Teatro Dolby de Los Ángeles, 'La forma del agua', 'Tres anuncios en las afueras', 'Déjame salir', 'Dunkerque', 'El hilo invisible', 'Lady Bird', 'El instante más oscuro', 'Call me by your name' y 'Los archivos del Pentágono' libran la carrera por la estatuilla a mejor película más abierta e incierta de los últimos años, (aunque dominada por los tres primeros títulos).

Los cambios que lentamente ha ido realizando la Academia en su composición después de que se pusiera el foco en su falta de diversidad empiezan a notarse (aunque entre sus 8.300 miembros el 91% siguen siendo blancos y el 76% hombres). Y en muchas nominaciones perspira un cambio de sensibilidades. Ahí están como prueba, la primera en la historia de cinco directores que también firman sus guiones, la de la primera mujer en dirección de fotografía o la de primer director transgénero. Y en el repaso a los candidatos se constata la apertura a un cine con menos barreras a géneros cinematográficos y la bienvenida a historias y personajes contundentes en temas raciales, de clase, políticos y sociales.

LOS PRIMEROS OSCAR DEL #METOO

Pero esta es, sobre todo, la primera edición de los Oscar en el mundo #MeToo, un movimiento tectónico que ha elevado en todo el mundo la conciencia, la denuncia y el combate contra la discriminación a la mujer y el acoso y el abuso sexual. Y en el origen de ese seismo, que empezó hace solo cinco meses, estuvo Harvey Weinstein, un productor fundamental de las tres últimas décadas de Hollywood y actor clave de los Oscar (donde sus películas amasaron 81 estatuillas) pero también un acosador y supuesto violador que actuó protegido por su poder y aliados en la industria. Y los Oscar ya no pueden intentar tapar escándalos. Están forzados a hacerles frente.

Las mujeres de la industria usaron la exposición mediática de los Globos de Oro para lanzar Time’s Up, un movimiento activista que ha recaudado por ahora 21 millones de dólares para un fondo para procesos judiciales, han anunciado ya que no harán una campaña similar en los Oscar. Lo explicaba el jueves la directora Ava DuVernay: “No somos un grupo de protestas en galas de premios”.

Nadie duda , no obstante, que #MeToo, Time’s Up y la reivindicación por la igualdad estarán presentes en una gala donde ya se ha sentido su efecto. Rompiendo con la tradición, los premios a mejores intérpretes protagonistas, que sería sorpresa mayúscula que no se llevarán Frances McDormand y Gary Oldman, no los presentarán los ganadores en las categorías el año pasado, sino cuatro mujeres (Jennifer Lawrence y Jodie Foster y Jane Fonda y Helen Mirren). Y en la decisión obviamente ha pesado que Casey Affleck, que se llevó el premio el año pasado y está acusado de acoso, decidiera no presentarlos.

A Jimmy Kimmel, en su segundo año como maestro de ceremonias, le toca el complicado papel de ser divertido y entretenido a la vez que aborda los escándalos y problemas de Hollywood (o la presidencia de Donald Trump). Y se puede anticipar que usará el humor para revisar la monumental pifia del año pasado, cuando se anunció por error el Oscar a mejor película para 'La La Land' cuando la ganadora era 'Moonlight'. La culpa fue de un empleado de PricewaterhouseCoopers, pero en la imagen del fallo quedaron grabados Warren Beatty y Faye Dunaway, a los que al menos, y era de justicia, se les ha permitido volver este para anunciar la ganadora de la 90 edición.

Lo que está escrito en el sobre que se les entregue (que un nuevo protocolo de seguridad intentará que sea el correcto) es una de las mayores incógnitas de este año. Y es que el sistema de voto para el premio gordo de los Oscar, combinado con las mencionadas transformaciones en la composición de la Academia, dispara la incertidumbre. Mientras que en las otras 23 categorías los 7.258 académicos con derecho a voto eligen un solo título, en mejor película clasifican por orden de preferencia sus favoritas. Si ninguna de las nueve nominadas llega a superar en primera ronda el 50% de votos en primer lugar, se elimina la que ha obtenido menos votos en esa primera posición. Esas papeletas no se pierden o descartan, sino que sus votos pasan a las películas que aparecieran en segundo lugar. Así sucesivamente hasta que un título supera el 50%. Y aunque el duelo principal lo libran 'La forma del agua' y 'Tres anuncios en las afueras' podría dar la sorpresa 'Déjame salir' o incluso otra de las seis candidatas aunque no sean, aparentemente, las que más apasionan.

El trabajo de Guillermo del Toro (favorito como director) es el máximo nominado, con 13 candidaturas, pero el sindicato de actores (que componen el gremio más numeroso entre las 17 ramas de la Academia) eligió el trabajo de Martin McDonagh. El irlandés, no obstante, tendría que hacer algo que por última vez logró 'Argo': ganar la mejor película sin estar nominado por la dirección (además de superar el debate que en EEUU ha provocado su tratamiento del racismo). La historia también juega contra Jordan Peele: ninguna película desde 'Cabagalta', en 1934, se ha impuesto con menos de cinco nominaciones y la suya tiene cuatro.






Buscar tiempo en otra localidad