+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

cultura ■ patrimonio

Un puzle llamado San Marcos

La portada barroca es la última pieza en ser restaurada de ese artístico rompecabezas que es la fachada del parador nacional, la culminación de un largo y laborioso proceso que arrancó en 2016 y que ha costado un millón de euros. .

 

Un puzle llamado San Marcos -

14/04/2018

e. gancedo | león

La histórica rehabilitación de la fachada de San Marcos ha afrontado esta semana la última de sus etapas: el andamio del tramo izquierdo ya ha sido desmontado y la estructura protectora ha pasado a la gran portada barroca del Hostal, cuya limpieza y consolidación marcará el final de estas delicadas labores que dieron comienzo en el mes de septiembre de 2016.

A lo largo de todo este tiempo, operarios, técnicos, arquitectos y restauradores han trabajo por tramos. Dividieron la gran fachada —en su mayor parte plateresca— en 22 partes que analizaron exhaustivamente y en las que fueron interviniendo una a una. La última es la portada, más tardía en cuanto a creación pero con los mismos problemas y características materiales. «En esencia, aquí haremos lo mismo que en el resto de la fachada», explicó Valentín Berriochoa Hausmann, uno de los arquitectos encargados de este colosal proyecto de restauración, y que en su día guió a Diario de León por todos los rincones del monumento para mostrar patologías, estados y soluciones. «Se está montado el andamio de la portada y ya se ha acabado de quitar el del tramo izquierdo. Esto es, que estamos a punto de terminar la obra», comentó Berriochoa. Tal y como puso de manifiesto, las labores se han venido caracterizando por su exhaustividad y dificultad, en parte motivada por la cantidad y variedad de elementos decorativos que inundan la parte más visible del Parador —su interior está cerrado por unas también ambiciosas obras de modernización del hotel, que durarán como mínimo hasta 2020—, pero sobre todo por la ingente cantidad de suciedad y contaminación acumulada y por la muy deficiente restauración acometida en los años noventa.

Cada parte y cada detalle de la fachada se sometió a minuciosas pruebas previas que, una vez enviadas a laboratorio y conocido el resultado, fueron intervenidas según su problemática. Agua a presión, cepillo, arena... y, en la mayor parte de las veces, haciendo uso de un láser específico para poder llegar a los últimos resquicios. El final de los trabajos en la portada, que marcarán también la culminación de los de toda la fachada, podría llegar a finales de este mes o principios del siguiente.

El Instituto de Turismo de España, Turespaña, la entidad promotora de esta restauración, informó al Diario de los detalles presupuestarios del proyecto. Así, la obra de restauración de la fachada principal del convento Hostal de San Marcos de León tiene un importe de adjudicación de 1.007.473 euros, que recayó en la empresa Restauración de Edificios, Artesonados y Retablos Alonso, S.A. (Rearasa). Un millón de euros repartido de la siguiente forma: 75% con cargo al Ministerio de Fomento y 25% que paga Turespaña.

Pero también está el control arqueológico de la obra, del que se ocupa la empresa Cronos S.C.; y la contratación de un especialista en restauración, Pablo Luis Yagüe. De la primera fase de dirección facultativa y coordinación de seguridad y salud se encargaron los arquitectos Pilar González y Valentín Roncero; y de la segunda, la UTE formada por los arquitectos Valentín Berriochoa y David Gil.

a b

Buscar tiempo en otra localidad

   
2 Comentarios
02

Por angelesfern 14:52 - 14.04.2018

Estoy de acuerdo con Rubicundus. Existe en León una buena escuela de cantería que seguro estarían encantados en hacer ese trabajo. Hay que aprovechar los tiempos, ¡que no siempre son propicios!

01

Por Rubicundus 10:57 - 14.04.2018

Seguro que en el pasado, en la fachada de San Marcos, las hornacinas que tan descaradamente ofrecen espacio para poner esculturas, estas se colocaron allí en el momento de su construcción, representando a los reyes, reinas y princesas leoneses... Y si no se colocaron fue porque se acabó el presupuesto para esculpirlas y ponerlas. Ahora viene la pregunta: ¿Por qué no se repara la historia, y ahora, con la restauración, no se llenan las hornacinas con estas históricas estatuas? Sería un hermoso homenaje a nuestros reyes y a nuestra historia... Y ¡cómo ganaría en estética el ya famoso edificio monumental!