+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

MINORÍAS ABSOLUTAS

Regalos con sentido

 

RAFAEL SARAVIA
03/01/2018

Tiene el comienzo de año ese algo de propósito de enmienda, pero también de avance, disfrute y regeneración personal.

En este sentido, quiero comenzar este 2018 recomendando dos libros para estos Reyes que sin duda os harán reconocer que el aprendizaje, la diversión, lo poético y el conocimiento, pueden ir de la mano de un buen libro.

El primero de ellos —por fecha de publicación— es el último título de Javier Serena. Últimas palabras en la Tierra, publicado en Gadir en este recién terminado 2017, es una novela donde la ficción y la biografía se solapan en un baile fantástico para recrear la vida, las aventuras y la reflexión personal de un escritor de los que hacen camino por y para la literatura. Javier Serena nos relata la vida de un escritor, Ricardo Funes —pronto en la lectura se adivina el parecido de este personaje con uno de los escritores más impactantes de la segunda mitad del siglo XX— a lo largo de su estancia en España. A pesar de que claramente esta obra se sitúa en la ficción novelística, hay un ejercicio bibliográfico para vestir a ratos ficción, a ratos biografía novelada que atrapa en la historia por ser Funes y su entorno un personaje de vivencias extremas, veraces y con la pulsión máxima que un escritor puede entender su tránsito en la vida. Javier Serena ha escrito una novela de 200 páginas que se merienda con voracidad por lo ágil y atrevido de su relato, donde la literatura, y la multitud de alter egos de personajes cercanos que la engrandecen, desfilan con lucidez, sin engolamientos y con la pertinaz aventura del escritor que da su vida por el texto que desgarra, venga o no el éxito.

La segunda obra que os quiero recomendar viene de la mano del escritor y poeta Álex Chico, cuyo último trabajo, Un final para Benjamin Walter, publicado en la editorial Candaya hace apenas un par de meses, se enmarca también en este trasvase de géneros al que me refería de alguna manera en el libro de Serena.

Aquí Álex Chico también ejecuta brillantemente esa dicción que imbrica estilos como el ensayo, la novela e incluso el libro de viajes para desarrollar una historia llena de intensidad, belleza y consciencia en torno a la vida y sucesos de Walter Benjamin y su realidad en Portbou. La trayectoria de Chico como poeta deja su huella en este libro sin enfangar o empalagar la crudeza y la verdad narrativa. Una destreza que pocos autores pueden manejar y que en esta aventura donde la reflexión sobre el final, el exilio forzoso y la geografía de los acontecimientos en un pueblito como Portbou, generan una interesantísima aventura por el conocimiento a través de este libro? que estrena a Álex Chico de manera magistral como novelista.

Lo dicho, hay propósitos que abren el mejor de los caminos para un año que empieza, la lectura de estos dos títulos sin duda es una opción que cumple con este plan: disfrutar, aprender y dejar un espacio a la reflexión para conocer mejor al ser humano. Regálenlos, regálenselos.

Buscar tiempo en otra localidad