+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El pintor iraquí Martín Hanoos expone en la galería Ármaga preocupado por la guerra que asola a su país

«Siento angustia por lo que pasa en Irak»

 

Martín Hanoos, ante una de sus obras, que se exponen en la galería Ármaga - RAMIRO

C. Santos - LEÓN.
C. Santos 24/03/2003

Martín Hanoos es hoy un hombre triste, ha llegado con su obra a León mientras las bombas masacran su país. Hanoos, es iraquí, nació en la ciudad Kufa y allí tiene aún a su familia. «Vivo estos momentos con preocupación, -dice- cuando bombardean tu país y tienes allí a tu familia y a muchos amigos, se siente angustia por lo que pueda suceder allí. Espero que todo acabe pronto, deseo que haya una solución inmediata. Irak ya vivía momentos difíciles y ahora la guerra ha magnificado lo triste de la situación». Hanoos vive en España desde hace más de veinte años, aquí ha sido discípulo del artista leonés Carralero, en la Universidad Complutense, donde ha revalidado los estudios de Bellas Artes que ya había seguido en Bagdad. El artista recuerda su infancia en la antigua Mesopotamia, donde, siguiendo el mandato de la religión musulmana, el arte sólo tiene reflejo en la decoración, en las alfombras, la ornamentación de mezquitas y palacios y en la caligrafía. «Desde muy pequeño tuve el deseo de pintar. El día que descubrí esta inclinación fue como el encuentro de un refugio, de un universo mío particular, donde podía aislarme de aquella realidad cotidiana que no me gustaba, y que aún sigo sin aceptar. La pintura en mi vida ha sido como algo mágico que me ha permitido partir de ciertas impresiones para crear una realidad diferente. Nací en la ciudad de Kufa, que fue uno de los centros primitivos del Islán, está situada a orillas del río Eúfrates». El pintor llegó a España a finales de los años cincuenta en busca de nuevos caminos para expresar sus inquietudes y aquí se quedó. Su pintura desde entonces se ha integrado en el arte occidental y ha conseguido hacerse un espacio entre los pintores españoles. «Como me interesaba ampliar mis estudios decidí viajar a España, con la idea de ensanchar mis horizontes con un lenguaje nuevo. Terminé mis estudios y pinte frenéticamente todo aquello que surgía de mi mente, pues lo que más me inquieta es el proceso de creación. Pinto todo aquello que mueve mis sentimientos, con la idea de hacer un arte personal y universal, que no pertenezca a ninguna escuela o momento. Mis pinturas tienen la libertad de ser observadas desde el espacio o mejor dicho, suspendidas desde diferentes puntos de vista para poder contemplar todo el mundo real que se visualiza en mi obra. Por otra parte, quiero hacer de mis composiciones algo etéreo, que al mismo tiempo, participe de todo aquello que la haga agradable. Todo un mundo de fantasías recorrido por la línea y el trazo, jugando con el color y la forma, una manera de expresar lo que se lleva dentro y que quizá procede de otras latitudes». Hanoos pinta ciudades, como Toledo, en las que aún pueden encontrase raíces de un pasado musulmán. Pinta también, con enorme sentido del color, las plazas de toros y la ceremonia de las corridas de toros al sol, y pinta retratos de la vida cotidiana con mujeres liberadas, que están muy lejos del modelo imperante en la sociedad árabe. «Trato de recorrer -asegura- los paisajes y los rincones, lo horizontes y los espacios que he ido coleccionando en mi memoria a través de mis viajes y nostalgias».

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla