+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CULTURA ■ ARTE

Tapia Arteaga presenta en Vela Zanetti sus luminosos bodegones

 

El artista leonés Pedro Tapia Arteaga. CUEVAS -

MARCELINO CUEVAS | LEÓN
12/03/2018

Hay artistas que tienen un ritmo de exposiciones que no admite cambios. Pedro Tapia Arteaga llega a las galerías leonesas, inexorablemente, en un periodo comprendido entre los dos y los tres años. Y lo bueno es que en el transcurso de ese tiempo su obra cambia notablemente, aunque siempre manteniendo unas señas de identidad indelebles. Arteaga ha llevado ahora sus cuadros a la Fundación Verla Zanetti y presenta en la veterana galería una interesante serie de bodegones, objetos inertes que surgen de la luz, de la blancura casi inmaculada de los fondos de sus cuadros. Y decimos casi porque, desde siempre, en la obra de este pintor leonés la materia tiene una capital importancia, las texturas convierten la superficie del lienzo o la madera en un accidentado escenario en el que la luz juega a deslumbrar y también a esconderse.

Abstracción en el horizonte

En la presente exposición ha querido el artista dejar un rincón al expresionismo abstracto. Una innumerable cantidad de pequeñas tablas que son el mejor anuncio de la que posiblemente sea la próxima entrega de sus trabajos.

Tapia Arteaga ha titulado esta muestra Trasmutación por aquello de la conversión y la metamorfosis. «El título —dice— obedece al cambio que experimenta el estilo del autor desde sus comienzos. En esta muestra abandono mayoritariamente la abstracción, el expresionismo y la materia, aunque queda una parte testimonial, para sumergirme en un estilo más figurativo sin perder por ello su identidad. Una propuesta creativa sin compromisos y huyendo de estereotipos. El reto es enfrentarse a los colores, provocando el azar. La búsqueda de atmósferas cálidas está presente en esta serie de bodegones. Utilización de diferentes técnicas, materia a través de arena de sílice en unos, una versión libre de encáustica en otro y acrílicos en el resto para lograr un acabado de blancos acristalados».

Recuerda Tapia Arteaga las palabras de otro pintor, Rafael Canales: «Ahora, después de mucho tiempo en el mundo del arte, uno llega a la conclusión de que con esto de la pintura, entre tierras, barnices, pigmentos y acrílicos, vas componiendo tu fotografía interior y terminas por pintar tu propio paisaje».

Buscar tiempo en otra localidad