+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

‘Un espía de la Guerra Civil’ gana el Premio Comillas

 

19/01/2017

miguel lorenci | madrid

Un espía en la trinchera, una minuciosa reconstrucción biográfica del paso del ‘superespía’ y agente doble Kim Philby por la guerra civil española, bajo la tapadera de la corresponsalía de The Times, ha otorgado a Enrique Bocanegra (Sevilla, 1973) el premio Comillas de historia, biografía y memorias. Dotado con 12.000 euros, Bocanegra se adjudicó por unanimidad este galardón que falló ayer su XXIX edición. Amparado por la editorial Tusquets, se convoca con el patrocinio del Fondo Antonio López Lamadrid constituido en la Fundación José Manuel Lara.

El jurado destacó «el mérito de abordar en profundidad la trayectoria, poco conocida, del espía británico Kim Philby en la guerra de España». «Una experiencia que contribuyó a convertirlo en el espía más importante del siglo XX». Un espía en la trinchera, que se publicará en marzo, aborda uno de los capítulos menos conocidos de la carrera de Philby: su instalación en España en plena Guerra Civil, acreditado como corresponsal del diario The Times, cuando en realidad seguía órdenes del servicio secreto soviético.

Trepidante reconstrucción

José Alvarez Junco presidió el jurado que premió a Bocanegra, formado por Miguel Ángel Aguilar, Francesc de Carreras, José María Ridao y Josep Maria Ventosa, quienes destacaron «la originalidad de un texto que aúna el rigor histórico en la documentación -inédita en gran parte en lengua española- con la habilidad narrativa, en una trepidante reconstrucción de elevadísima calidad literaria».

El británico Kim Philby (1912-1988) está considerado el agente doble más importante de la historia del siglo XX. Reclutado por los soviéticos con apenas 22 años, poco después de graduarse en Cambridge, ocuparía cargos clave en el servicio secreto británico, como el de jefe del contraespionaje soviético y enlace en Washington con el FBI y la CIA. Tras desertar a la Unión Soviética en 1963, su caso saltó a la luz pública y provocó un intenso debate sobre cómo fue posible que un alto cargo de la élite británica traicionase durante décadas a su propio país.