+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Victoriano Crémer y Susana Barragués, los premios de la Academia Castellano y Leonesa de Poesía

 

Cremer y Barragués, ambos leoneses de adopción, durante la entrega de galardones - JESÚS MARFIL

Efe - VALLADOLID.
Efe 27/11/2002

El escritor, poeta y periodista Victoriano Crémer, de 95 años, reconoció ayer la necesidad que tiene la poesía del «marchamo final» de los lectores para ser real y verdadera, en un acto con sabor leonés en el que recogió, junto con la poetisa vizcaína afincada en León Susana Barragués, los quintos Premios de la Academia Castellana y Leonesa de Poesía. Crémer recibió en Valladolid el galardón correspondiente a la categoría de poetas consagrados, en reconocimiento a una dilatada trayectoria que le ha valido ser «una de las voces más poderosas de la poesía española», según destacó el jurado presidido por Leopoldo de Luis e integrado, entre otros, por Antonio Colinas, Juan Carlos Mestre, Andrés Quintanilla y Antonio Piedra. Tras definirse como «el menos académico de los poetas», Crémer se refirió a su generación poética, unos autores a los que correspondió un «destino de guerra» y que hicieron lo que pudieron «en una época en la que hacer poesía suponía una evasión necesaria». «En el camino dejamos muchísimas cosas -añadió-, pero conseguimos que de los supervivientes hayan quedado algunos capaces de reconocer que la poesía es necesaria». Nacido en Burgos en 1907 y afincado en León, Crémer fue, junto con Eugenio de Nora y Antonio de Lama, cofundador de la revista leonesa Espadaña (1944-1951), que acogió a una generación de poetas que planteaban una escritura comprometida con la sociedad de su tiempo. Autor de una extensa obra que ha dado su último título este año, La paloma coja, y en la que figuran obras como Tacto sonoro (1944) o Caminos de mi sangre (1947). En la modalidad de jóvenes creadores, recibió el premio de la Academia Castellana y Leonesa Susana Barragués, nacida en Bilbao hace 23 años y residente en León, por el poemario titulado Los hipódromos del corazón, del que el jurado apreció su lenguaje imaginativo, original y novedoso. Barragués, licenciada en Ciencias Ambientales y ganadora de los premios Letras Jóvenes de Castilla y León 1998 y 1999 por Libélulame y Otra vez la lluvia de noche, confirmó su intención de destinar una parte de la dotación del galardón a instituir un certamen literario para estudiantes en Chaco, Argentina, donde trabajó como cooperante. Los poemarios premiados serán publicados por la Fundación Jorge Guillén.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla