+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

BALONMANO | MUNDIAL 2017

Con el agua al cuello, pero a cuartos

 

Cañellas arma el brazo para lanzar ante la oposición de un defensor brasileño. HORCAJUELO -

22/01/2017

Brasil 27 España 28 El seleccionador español probó su propia medicina aunque los ‘Hispanos’ supieron sufrir para firmar un agónico triunfo ante Brasil que les mantiene en el Mundial

j. villanueva | montpellier

La selección española de balonmano logró la clasificación para los cuartos de final del Mundial de Francia, tras imponerse ayer por un agónico 27-28 a Brasil, en un encuentro que los Hispanos tan sólo pudieron decantar a su favor en lo segundos finales, gracias en parte a una exclusión del equipo brasileño. Superioridad numérica que España no desaprovechó para lograr un renta de dos goles (26-28), la máxima de la que gozaron los de Jordi Ribera, a menos de un minuto para la conclusión, que condenó a Brasil a quedarse, una vez más, a las puertas de los cuartos de final, como ya le ocurrió en los dos últimos Mundiales.

Un duro castigo para los sudamericanos, que se encargaron de personificar el extremo Valero Rivera y. sobre todo, el lateral Alex Dujshebaev, que anotó cuatro de sus cinco tantos en el segundo tiempo, el ultimo de ellos a poco menos de cincuenta segundos para el final del encuentro. Lanzamiento que desató la locura del equipo español, que se medirá el próximo martes en cuartos de final con el vencedor de duelo entre Croacia y Egipto.

Pese a las constantes advertencias del preparador español en la necesidad de controlar los potentes lanzamientos de Haniel Langaro, el conjunto español sufrió lo indecible para frenar al «cañonero» del Naturhouse La Rioja, que firmó dos de los primeros tres tantos del conjunto brasileño. Un problema que se agravó con la presencia en el flanco derecho de la defensa española de Alex Dujshebaev, un jugador que tanto en su club como en la selección no acostumbra a defender.

Aunque el mayor problema de España no estuvo hoy en defensa, sino en ataque, donde los de Ribera, atenazados por el buen arranque de partido de portero brasileño César Almeida, que atajó cinco balones en los primeros diez minutos, fallaron lanzamientos como nunca habían hecho antes. Fallos y más fallos que permitieron a Brasil lograr una más que inquietante ventaja de tres goles a los dieciocho minutos.

España estaba destinada a sufrir y fue al descanso cayendo por 18-16.

En la segunda, el buen tono del meta Corrales permitió a España

ajustar definitivamente su sistema defensivo y entrar con ventaja (24-25) en los diez últimos de partido. En la recta final la exclusión del brasileño Guilherme Toledo permitió encontrar a España, por fin, el camino para superar el competitivo equipo brasileño y pasar a cuartos.



Club de prensa