+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EXPEDICIÓN ZERMATT-17

Aventura con sello leonés en los Alpes

Nueve leoneses, algunos de ellos afrontando su primera experiencia en los Alpes suizos, vivieron y disfrutaron el reto de superar una aventura por uno de los escenarios más emblemáticos. Y todo en la Expedición Zermatt-17, un campamento con la montaña como protagonista y compañera de viaje.

 

Parte de la expedición del SLAC posa en el refugio del impresionante Cervino, en plenos Alpes suizos. ÓSCAR DÍEZ HIGUERA -

Aventura con sello leonés en los Alpes - ÓSCAR DÍEZ HIGUERA

JAVIER FERNÁNDEZ LÓPEZ | LEÓN
30/05/2018

Relato de la expedición Zermatt-17 contado por uno de los expedicionarios

Todos los que de alguna forma sentimos pasión por la montaña nos han inspirado los relatos de los grandes exploradores, materializado en sus expediciones. Historias de gestas montañeras y de fracasos.

Más tarde o más temprano el afán de superación en este deporte, el interés por dejar atrás las montañas más cercanas y de nuestra geografía nos hace buscar nuevos horizontes, nuevas cordilleras, con ese acicate de los desconocido. Con ese espíritu se llevaba a cabo el Campamento en los Alpes suizos por parte de nueve inquietos aventureros de la sección de montaña del club SLAC, algunos de ellos acudiendo por cuarta y hasta quinta vez y otros en su estreno en la emblemática cordillera. Por parte de la organización nos hubiera gustado más participación. Se gestionó el traslado y facilitó el alojamiento, en cuanto a las salidas, la exquisita y esmerada señalización de las rutas hace posible valerse por sí mismo para la realización de las mismas, dejándolo al libre albedrío de los expedicionarios. El resultado fue inmejorable y con el júbilo y alegría de los participantes pasamos a describir –de forma orientativa, no exhaustiva— los itinerarios.

ZERMATT-SCHWARZSEE-HÖRNLIHÜTTE

Iniciamos el itinerario desde el telecabina Mattehorn Express. Nos encaminamos hacia Furi cruzando un río. Al poco encontramos un parque con puentes tibetanos y tirolinas. Por una pasarela seguimos dirección Gorner Gorge, trayecto en el que nos acompaña un torrente que desciende del Gornergletscher.

Para proseguir es preciso pagar algunos francos, continuando nuestra aventura por la garganta para llegar a Blatten, aldea de ensueño y una de las imágenes de los Alpes más entrañables. Se prosigue hasta Zumsee y posteriormente ganado el desnivel, alcanzamos Furi.

Vamos en dirección Hermetje donde vemos la señal hacia Schwarzsee. Este tramo es el más empinado. El sendero hace zig-zag constantemente y nos llevará unas dos horas. Una vez en el restaurante del mismo nombre aparece una ermita dedicada a la Virgen de las Nieves (donde la expedición de Whymper recoge los pertrechos para pasar a la historia el 14 de julio de 1865 y conquistar la cima del Cervino). Hasta este punto se puede llegar en las telecabinas si queremos. A partir de aquí continuamos por las indicaciones hasta el refugio del Matterhorn.

Dejando la ermita a nuestra derecha el sendero gana altura y en poco tiempo transitamos unas pasarelas metálicas por un terreno bastante descompuesto. Después la imagen del Cervino es sobrecogedora. Entramos en la histórica arista Hörnli, en la que con el tiempo han acondicionado el camino, creando escalones en el pedregal. Desde la terraza del Hörnli Hütte, el panorama es de pegada si el tiempo lo permite. Tras varias remodelaciones existe la parte antigua y el edificio moderno, la terraza es espléndida. Es el momento de tomar un humeante café o una cerveza bien fría.

ZERMATT-EUROPAHÜTTE

Partiendo de Zermatt por el este pasamos por Ried y nos encaminamos por el sendero a Tufferen. En media hora alcanzamos la aldea de Tuftern con cabañas ajadas por el tiempo y un restaurante. En todo momento encontraremos caminantes, y las estilizadas líneas del Weisshorn vigilan nuestra travesía si el día es nítido.

Continuamos ganando altura y nos cruzaremos con los senderos de Blauherd y Rothorn. DE ahí proseguimos hacia el norte. Los senderos que aparecen a la izquierda van a Täsch. El Europaweg sigue recto hacia Ottavan y quedará a nuestra derecha el camino que sube al Täschhütte. Al poco un sendero desciende a Eggenstadel. El siguiente periplo es una zona que registra avalanchas en invierno y abundan los túneles con estructuras metálicas redondas. Luego el sendero se hace un tanto aéreo y podemos ayudarnos de cuerdas fijas. No está de más llevar frontales.

Proseguimos el Europaweg. Otro sendero desciende hasta el Kinhütte y a la izquierda se ve un sendero que llega a Randa. Un poco en desuso, la vegetación se lo come poco a poco. Más adelante tenemos una impresionante pasarela de unos 500 metros, un  desvío asciende al Domhütte ya es la recta final al Europahütte en 20 minutos. Las vistas del valle  durante toda la ruta son espectaculares.

ZERMATT-EDELWEISS-ROTHORNHÜTTE

Ruta muy peculiar con fuerte desnivel, 1.500 metros de extraordinaria belleza y sin ningún medio mecánico adicional.

Desde Zermatt proseguimos por la calle que sale de Bahnhofstrasse 72 alcanzando la esquina del hotel Burgener. Tenemos señalizaciones, cruzamos un torrente con puente y emprendemos la subida por un sendero serpenteante con fuerte desnivel que en 30 minutos nos sitúa en la fonda Edelweiss la cual posee un excelente mirador a 300 metros por encima del pueblo.

Continuando el camino desde Edelweiss ascendemos al hotel Trift, de 2.337 metros.

El desnivel no es tan pronunciado como en el tramo anterior y hay información puntual sobre la flora del lugar. Justo cuando llegamos al circo glaciar, panorámica de cine, divisamos el hotel Trift.

Hacemos una pausa y tomamos una cerveza para reponer fuerzas. Los letreros y la ruta al Rothorhütte están claros. En cota de 2.450 metros tenemos un desvío al Metterllhorn. Nuestro destino está a la vista, los últimos tramos son duros, una roca descompuesta, incluso algo de nieve también. El refugio está incrustado en la roca y con espectaculares vistas a los cuatromiles de Zermatt.

KLEIN MATTERHORN-BREITHORN

Tomando el teleférico del Klein Materhorn desde Zermatt nos situamos a 3.820 metros. Saliendo por el túnel –se necesitan crampones y piolet- se recomienda ir encordado. Seguiremos el telesquí de Gobba Di Rollin y ya observamos una amplia huella hacia la izquierda. Lo más normal es que esté bien definida y fácil de seguir. Normalmente es transitada por numerosos turistas, algunos con guías.

Posiblemente el Breithorn es el cuatro mil más asequible en todos los Alpes. Sobretodo para los que se inician en este deporte. Ya en el Breithorn Plateu al cabo de una hora emprendemos la ascensión teniendo la cima siempre a la vista.

La huella que continúa a la derecha sigue rumbo al Castor y Pollux. En verano suele haber grietas, no muy grandes, en el hielo que precede a la cima. Las vistas son de pegada, todo el valle del Mattertal incluso el Mont Blanc. Momento especial: con sus 4.165 metros es el bautismo cimero de algunos componentes de la expedición. Enhorabuena, el primer cuatro mil.

RIFFELALP

Partiendo de la base del Matterhorn Expres cruzamos el río y nos dirigimos hacia Furi. Allí nos encontramos un parque con tirolinas y puentes colgantes.

Rebasado éste proseguimos por una pasarela y subimos por la izquierda en dirección a Gorger Gorge. Después de una serie de escaleras y puentecillos (cuestan unos francos) nos encaminamos a la aldea de Blatten. Desde allí a otra aldea, de nombre Zum See. Y ascendiendo terminamos en Furi.

Continuamos al sur por una pista forestal para situarnos en el Gletschergarten. A nuestra derecha observamos la pistas de bicicletas. Por un camino se sitúa la pista de servicio eléctrico que desemboca en el desagüe Gornercletscher.

A partir de aquí la ascensión es por un sendero con fuerte pendiente, y finalmente el camino desciende con una bifurcación. Seguiremos siempre a la derecha a pesar de los cruces y en media hora nos situamos en el hotel. A poca distancia un  pequeño tranvía, con un camino paralelo te lleva a la estación del tren-cremallera de Rifferberg.

Todo para poner punto y final a un campamento que, mezcla dureza, aventura y espectacularidad, ha supuesto para estos leoneses un capítulo más en su afición en la montaña, en este caso en un escenario tan mítico y atractivo como los Alpes.




Buscar tiempo en otra localidad