+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

FÚTBOL | SEGUNDA DIVISIÓN

Culturalistas y sportinguistas que sienten los dos escudos

Félix Llamazares y Narciso Rodríguez no olvidan su paso por los dos clubes que se miden el domingo «Son recuerdos imborrables y bonitos que siempre estarán ahí».

 

Félix Llamazares, izquierda, mira su imagen con la elástica sportinguista y Narciso Rodríguez sostiene la camiseta que vistió en el equipo astur. MARCIANO PÉREZ -

ÁNGEL FRAGUAS | LEÓN
06/03/2018

Félix Llamazares (León, 1939) y Narciso Rodríguez (Arucas, 1962) son dos futbolistas que marcaron una época, primero en la Cultural y después en el Sporting de Gijón. Recuerdan con sentimiento su paso por ambos clubes y se alegran por el encuentro que disputarán los dos equipos el domingo en el estadio El Molinón-Enrique Castro Quini. «El ambiente del partido va a ser especial, porque la afición del Sporting es extraordinaria y la de la Cultural se encuentra al lado de su equipo como no había estado desde hacía mucho tiempo», indica Félix Llamazares. Por su parte Narciso Rodríguez advierte: «Creo que mi perspectiva es diferente a la de Félix, porque él lo ve desde el corazón. Yo lo veo desde el lugar en el que crece mi familia y por otro lado desde los equipos en los que jugué. Es un partido bonito por la cercanía de las dos ciudades, pero yo no quiero que se repita este derbi el próximo año, porque deseo que el Sporting suba a Primera y que la Cultural se mantenga en Segunda División».

Félix recuerda su etapa en el Sporting de Gijón con «cuatro años en la plantilla gijonesa y dos promociones de ascenso a Primera División. Nos correspondieron en suerte para subir a dos rivales muy difíciles. En la primera ocasión nos tocó un Sevilla plagado de jugadorazos como Araujo, Pepillo... Y después el Español de Carmelo, Kubala, Maguregui. Así nos fue imposible subir a Primera División».

Narciso no olvida su etapa en el Sporting: «De Gijón tengo un recuerdo imborrable. Fueron tres años muy bonitos. Por la cercanía, sigo manteniendo relación con la entidad y con gente de las peñas, que alguna lleva mi nombre. Una relación de amor, de cercanía y de muchos años. Para mí, después del equipo de mi corazón que es la Unión Deportiva Las Palmas, desde luego que al Sporting de Gijón lo llevo muy dentro».

En cuanto a la Cultural, Félix Llamazares asegura: «La Cultural en la que yo jugué era como una familia. Ya nos conocíamos tanto que componíamos un equipo muy compenetrado. Salíamos al campo y nos entendíamos a la perfección. Lo dábamos todo por nuestros colores porque sentíamos a la Cultural. Fue algo muy bonito jugar en la Cultural. La tengo un cariño especial y siempre estará en mi corazón».

Narciso relata con emoción aquellos momentos de su llegada a León y a la Cultural, procedente de tierras canarias: «Acudí en un principio a hacer el servicio militar en el Ferral del Bernesga. Las circunstancias hicieron que viniera a León. Además se da la coincidencia de que Félix Llamazares fue mi primer entrenador en la Cultural. Desde el primer día León me atrajo, hasta tal punto que mi mujer es de León. Después eché raíces aquí tras mi periplo futbolístico por muchos equipos. Recuerdo que cuando llegué a León a hacer la mili, venía de jugar con la Unión Deportiva Las Palmas en Segunda División. Traía una carta de recomendación para militar en el Valladolid, pero finalmente decidí jugar en la Cultural. No me importó que estuviera de aquella dos categorías por debajo al Valladolid, pero son decisiones que se toman en ese momento. Después el devenir ha hecho que siga en León y ya es muy difícil que me mueva de esta tierra».

El exjugador más veterano en las alineaciones figuraba indistintamente como Félix o Llamazares. Jugó en la Cultural y fichó por el club rojiblanco gijonés en Segunda División. Participó en 26 encuentros, incluidos los de la promoción de ascenso contra el Español, de la campaña 1963-64; en 25 en 1964-65 y fue cedido a la Cultural en 1965-66. Tras su regreso al Sporting, intervino en 24 partidos en 1966-67. Volvió a la Cultural, con la que consiguió el ascenso a Segunda División en la temporada 1970-71. Jugó hasta 1972. Dirigió al primer equipo de la Cultural y fue presidente de la Asociación de Veteranos de la Cultural. «Las etapas de la Cultural y del Sporting de Gijón fueron distintas, pero en las dos tuvimos la ocasión de disputar tanto Narciso como yo fases de ascenso muy importantes para nuestros respectivos equipos», afirma con rotundidad Félix Llamazares.

Narciso no olvida su paso por la Cultural: «Mi etapa no coincidió con el mejor momento de la historia de la Cultural, pero era lo que había cuando llegué. Recuerdo jugar un play-off de ascenso contra el Barcelona. Son situaciones agradables, muy bonitas y que te marcaron en el tiempo. Son cosas bonitas que quedan ahí. El fútbol en la ciudad ha ascendido al militar en Segunda División. Es bueno para todo el mundo. Para la ciudad, para el que le gusta el fútbol... Todo es positivo porque repercute en cosas positivas».

Sobre el duelo astur-leonés del domingo, a las 18.00 horas en El Molinón-Enrique Castro ‘Quini’, Félix Llamazares apuesta «por un partido disputado» y cree que el resultado final va a ser «de empate a cero goles».

Narciso no es partidario de apostar por un resultado concreto, aunque advierte: «Es un partido muy importante para los dos equipos para llegar a sus objetivos. El Sporting pelea por subir a Primera y la Cultural tiene todas las esperanzas para mantener la categoría. La Segunda División es muy difícil y cualquier equipo puede ganar a su rival con independencia de la tabla. No quiero decir un resultado, pero va a ser un partido muy complicado para la Cultural por el homenaje a Quini, aunque sobre el campo van a jugar once contra once y puede darse cualquier resultado.

Félix se refiere a la figura del fallecido Quini: «Le conocí en el Trofeo Víctor de Felipe, que se disputaba en León, y me ordenaron componer un equipo en el que estaba con nosotros Quini para jugar frente al Flamengo brasileño. Fui a Gijón y hable con él. Quini me dio todas las facilidades. Demostró lo caballero que ha sido como futbolista y como persona».

Narciso conoció a Quini en el día a día: «Tuve la suerte de conocer al Brujo, de convivir con él tres años en el día a día. Destacaría su historial deportivo, pero sobre todo su historial humano. Alguna broma le gastábamos. Recuerdo cada vez que le veía que yo contestaba a sus bromas con un dicho que le hacía sonreír: ‘Anda que vaya suerte que has tenido de jugar con mi número (el ‘9’) en el Sporting. Me afectó mucho su muerte. Es un patrimonio del fútbol, un patrimonio de Asturias. Como persona había que conocerlo como yo le conocí para valorar su humanidad. Más de una vez subió y bajó conmigo a Mareo en mi coche. Tenía con él muy buena relación. La verdad es que su adiós ha sido una pena».



Club de prensa