+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

| Fútbol | Segunda División B | LA ANÉCDOTA EL NUEVO

La Deportiva toma oxígeno en Fornela El presidente se comprometió a volver si el equipo sube a Segunda Alejandro se desvinculó del Sporting para venir

Viadero varió la rutina diaria de trabajo para ejercitarse con los suyos en plena naturaleza

 

día como blanquiazul - R.D.

día como blanquiazul - R.D.

Ramón Díez R. Díez - ponferrada ponferrada
Ramón Díez R. Díez 01/08/2008

La plantilla de la Sociedad Deportiva Ponferradina realizó ayer un entrenamiento diferente a lo que constituye la dura y monótona rutina de la pretemporada, algo que habrán agradecido los jugadores sin duda. A eso de las 8.30 horas todos se desplazaron en autocar hasta el Valle de Fornela, visitando el Castro de Chano en primer lugar y realizando senderismo por las empinadas laderas de aquellos parajes, siempre con el debido asesoramiento del alcalde de Peranzanes, el socialista Vicente Díaz que actuó como anfitrión del grupo. Al mediodía, el plantel se trasladó hasta el Santuario de Trascastro donde se venera la imagen de la Patrona del Valle y allí escucharon la misa oficiada por Don Manuel, un párroco muy blanquiazul. Ante los ferigreses fornelos que asistieron en buen número al oficio religioso, Don Manuel dijo que «aquí en el Valle todos nos sentimos plenamente identificados con las ilusiones de la Ponferradina». También afirmó que «lo mejor de la Deportiva no es ni el presidente, ni el cuerpo técnico ni los jugadores, lo mejor que tiene este club es su gran afición». Antes de abandonar el templo, los integrantes de la expedición blanquiazul fueron pasando hacia el altar para recoger una imagen de la Virgen que Don Manuel les fue regalando a cada uno. Y ya en el tramo final de su estancia en el Valle de Fornela, jugadores, técnicos y directivos se dirigieron al albergue municipal de Peranzanes para degustar allí el plato más prestigioso de cuantos se cocinan en el Valle, su célebre bacalao al estilo fornelo. Obviamente, no se podía encontrar mejor forma de poner fin a esta inolvidable jornada. Antes del ágape se unió a la fiesta el presidente del Consejo Comarcal, José Luis Ramón, que pudo hacer un hueco en sus compromisos para pasar un rato junto a los miembros del su equipo del alma. A los postres, el alcalde de Peranzanes le hizo entrega de una placa recordando este día al presidente del club, José Silvano y éste les entregó una camiseta tanto al alcalde como al cura, firmada por todos los jugadores. Fue una pena que a última hora el día se estropeara un poco, ya que después de las altas temperaturas que se estaban registrando durante la semana en El Bierzo, ayer apareció incluso la lluvia por aquellos parajes. Pero el trabajo ya estaba hecho y era horar de emprender el viaje de retorno a Ponferrada donde hoy los discípulos de Viadero volverán a su quehacer diario. A las nueve de la mañana estarán entrenando en Compostilla. Había muchos fieles ayer en la ceremonia religiosa celebrada en el Santuario de Trascastro, algo que incluso emocionó al secretario técnico Tomás Nistal. Esos fieles también se mostraron devotos blanquiazules y pidieron a técnicos, directivos y jugadores que hicieran un esfuerzo para devolver al equipo al fútbol profesional. Una mujer se dirigió al presidente blanquiazul José Silvano y le pidió que se comprometiera a regresar al Valle si el equipo lograba su objetivo de retornar a Segunda División esta temporada. Sin dudarlo un instante, Silvano le respondió: «Volveremos gustosos si eso ocurre». Se puede comprobar cada vez que el equipo sale de Ponferrada la gran admiración que se siente por este club en todos los rincones de la comarca y también aquí en los límites con la vecina Asturias. Era su primera experiencia con el conjunto berciano para el meta gijonés Alejandro que ya disfrutó de la jornada junto a sus compañeros. El portero aclaró que llega a Ponferrada después de rescindir su contrato con el Sporting y firmó con la Deportiva por la presente temporada. Explicaba sus primeras sensaciones como blanquiazul: «Estoy muy contento porque alcanzamos un acuerdo rápido y vengo a un club muy bueno, con mucho potencial y que se merece estar en una categoría más arriba de donde está». Alejandro dijo que ya tiene ganas de empezar a entrenar para ponérselo difícil al míster. No coincidió ayer con Rubio que estaba pasando las pruebas médicas en Valladolid. Y se definió: «Soy valiente, me gusta salir y sobre todo dar seguridad a la defensa que es lo más importante».