+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

BALONMANO | MUNDIAL 2017

España busca el pase a cuartos

Jordi Ribera se enfrenta a Brasil, la selección que él creó, y por un capricho del destino puede convertirse hoy en el técnico que la deje fuera del Mundial.

 

Joan Cañellas celebra uno de los goles de España en la gran victoria ante Eslovenia. HORCAJUELO -

21/01/2017

j. villanueva | montpellier

La selección española de balonmano tratará de ratificar hoy (20:45) en Montpellier las excelentes sensaciones que ha dejado en la primera fase con un triunfo sobre Brasil en un duelo de octavos de final, que enfrentará al preparador español Jordi Ribera con su pasado más reciente. Y es que Ribera, que se hizo cargo del banquillo español el pasado mes de septiembre, se medirá con los que fueron hasta entonces sus pupilos, tras dirigir durante los cuatro últimos años al conjunto sudamericano. Un tiempo en el que Jordi Ribera no sólo llevó a Brasil a sus mayores cotas, como los cuartos de final alcanzados en los Juegos de Río, sino que además sentó las bases para que el gigante americano sea capaz de amenazar en un futuro no muy lejano a los grandes equipos europeos.

«Son cosas del destino», señaló el seleccionador español, que pese a no poder ocultar la estrecha relación que todavía lo vincula con el equipo brasileño, insistió en dotar de un carácter especial al encuentro que enfrentará mañana en Montpellier a los conjuntos. «¿Especial?... Dentro de la pista todos los partidos son iguales», indicó un Ribera, que no quiere que ningún factor externo interfiera en la preparación de un duelo, en el que intentará superar los octavos de final que nunca pudo franquear como entrenador del equipo brasileño.

Para ello, insistió en la necesidad de mantener la misma intensidad defensiva que el conjunto español mostró ante Eslovenia.

Un peligro que personifican los laterales Guilherme Toledo, exjugador del Fraikin Granollers, y Haniel Langaro, el «cañonero» del Naturhouse La Rioja, que suman casi la mitad de los goles anotados por Brasil en la primera fase del torneo. Sin embargo el potente lanzamiento exterior de los Langaro o Toledo no será el único problema al que se enfrentará la defensa española, que deberá vigilar muy atentamente al pivote Pozzer, no especialmente alto, pero sí muy móvil, lo que le permite ganar con facilidad posiciones de lanzamiento.

Características que obligarán a redoblar los esfuerzos defensivos al equipo español, en especial, a la pareja que conforman en el centro de la zaga Viran Morros y Guardiola, que deberán salir constantemente para contactar con los lanzadores brasileños, sin olvidar cerrar las conexiones con el pivote. Dos movimientos fundamentales para que España pueda recuperar el balón y desplegar al contraataque a sus veloces extremos, una fórmula que ya le provocó unos problemas irresolubles al conjunto brasileño en duelos anteriores.



Club de prensa

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla