+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

España da un paso de gigante

 

Víctor Tomás celebra con rabia uno de sus goles, ayer, ante Túnez. GUILLAUME HORCAJUELO -

15/01/2017

Túnez 21 España 26 Los de Jordi Ribera suman su segunda victoria del campeonato ante la selección africana, que chocó contra el muro defensivo levantado por los Hispanos

JAVIER VILLANUEVA | METZ

La selección española de balonmano dio un paso de gigante hacia los octavos de final Del Mundial de Francia 2017 tras imponerse por 21-26 a la de Túnez, en un encuentro en el que España se condenó al sufrimiento en la segunda parte, tras ensombrecer su fantástica puesta en escena, con cuatro minutos finales del primer tiempo de relajación.

Consciente de la batalla perdida que supondría entrar en una guerra cuerpo a cuerpo con los fornidos defensores tunecinos, España salió a la pista con la consigna de hacer circular lo más rápido posible el balón.

Esta fórmula permitió a los de Jordi Ribera nutrir desde el comienzo de balones a sus extremos y pivotes, aunque curiosamente un lateral, el debutante en este Mundial Iosu Goñi, otorgó la primera ventaja (1-4) al conjunto español.

Una vez más Gedeón Guardiola y Viran Morros volvieron a ser los alumnos más aplicados en defensa al ser capaces, no sólo de frenar a los cañoneros norteafricanos con sus constantes salidas a los nueve metros, sino además de impedir la conexiones con el pivote Issam Tej, el otro gran recurso ofensivo de los tunecinos.

El excelente trabajo no tardó en traducirse en continuos robos de balón que permitieron a España desplegar de la mano de Víctor Tomás, que cerró el primer tiempo con 5 tantos, su veloz juego de contraataque.

A la carrera, el conjunto español poco a poco fue distanciándose en el marcador hasta alcanzar una máxima renta de seis goles (6-12), que ensombreció en los últimos cuatro minutos del primer tiempo todo el excelente trabajo que había realizado hasta entonces con inoportunas probaturas, que permitieron a Túnez reducir su desventaja a tan sólo dos tantos (10-12). España recuperó su identidad tras el descanso y apoyada en el trabajo de equipo logró sumar el segundo triunfo del campeonato.