+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

balonmano. europeo de croacia

España puja por subirse al podio

Los ‘Hispanos’ afrontan el Europeo de Croacia con la máxima ambición.

 

(Clic sobre la imagen para ampliar). -

12/01/2018

javier villanueva | varazdin

La selección española de balonmano, vigente subcampeona continental, afronta el Europeo que arrancará mañana en Croacia con el objetivo de volver a subir a un podio del que no se ha bajado en las dos últimas ediciones. Algo que no pudo repetir el pasado año en el debut de Jordi Ribera al frente del equipo español, al concluir en quinta posición en el Mundial disputado en Francia, tras caer ante Croacia en los cuartos de final por tan solo un gol de diferencia (29-30).

Un amargo resultado del que la selección tratará de resarcirse en Croacia redoblando su apuesta por un rico juego combinativo, que convierte al equipo español en una excepción dentro de un balonmano en el que cada día tiene mayor preponderancia el factor físico. «Creo que tenemos mucha variedad en el juego de ataque, no somos un equipo que haga dos o tres acciones de juego y no salga de ahí, somos un equipo que genera muchas situaciones distintas de juego», señaló el seleccionador Jordi Ribera.

Variedad ofensiva que se sustenta en la riqueza táctica y la polivalencia de un grupo de jugadores, que desprovistos de un poderoso lanzamiento exterior, parecen empeñados en hacer de la carencia una virtud, trazando un camino propio al margen de las tendencias actuales.

Una actitud casi subversiva que ejemplifica como nadie el capitán Raúl Entrerríos, último representante de un modelo de central, volcado en la creación de juego para sus compañeros, en contraposición con los robóticos directores de juego actuales, más centrados en la faceta goleadora. Entrerríos cuenta para ello con los mejores aliados posibles, un técnico apasionado por el juego colectivo, y, sobre todo, unos compañeros de primera línea que, como recalcó Ribera, «podrían ser cada uno de ellos perfectamente los cerebros del equipo».

Una circunstancia que permite a España explotar al máximo a sus efectivos jugadores de segunda línea, extremos y pivotes con características completamente distintas, lo que ayuda a enriquecer todavía más si cabe el juego ofensivo del conjunto español.

«Tenemos cuatro extremos con características diferentes, pero todos ellos con un alto nivel de efectividad, tenemos pivotes muy distintos y eso hace que según las diferentes combinaciones que utilicemos nuestro juego sea también distinto», explicó Ribera.

Incluso la llegada del jovencísimo lateral Dani Dujshebaev, una de las dos novedades junto al extremo Ferrán Solé con relación al pasado Mundial, parece haber dotado de una mayor capacidad de lanzamiento, el auténtico talón de Aquiles en los últimos años del equipo español.

Pero la clave para poder aspirar nuevamente a las medallas estará una vez más en el rendimiento de la portería, donde España parece perfectamente guarecida por la pareja que conforman Gonzalo Pérez de Vargas y Rodrigo Corrales, y la defensa, la faceta del juego que ha suscitado más interrogantes durante la fase de preparación.

La nueva defensa 5-1 no parece lo suficientemente asentada para garantizar la máxima fiabilidad, al igual que los intentos por variar la pareja de centrales del 6-0 para evitar el doble cambio ataque-defensa, que ralentiza el balance defensivo.

Dudas que España deberá resolver si quiere superar con puntos una primera fase en la que los «Hispanos» se medirán con la República Checa, un equipo en busca de una nueva identidad tras la retirada de Filip Jicha, la nueva Hungría de Ljubomir Vranjes y Dinamarca.

Una dificultad creciente que tendrá su culmen con el enfrentamiento con los daneses, los vigentes campeones olímpicos.



Club de prensa