+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

TERREMOTO EN LA SELECCIÓN

La Federación cesa a Lopetegui a 24 horas del Mundial y nombra a Fernando Hierro como sustituto de emergencia

Prescinde de él tras hacerse público su fichaje por el Real Madrid

 

Fernando Hierro en la plaza Manezhnaya, en Moscú. - YURI KOCHETKOV

RODRIGO ERRASTI | Krasnodar
13/06/2018

Julen Lopetegui ha sido sustituido fulminantemente como seleccionador español, según anunció Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol, en rueda de prensa en Krasnodar (Rusia). En las últimas horas se había especulado que la Federación sopesaba su cese tras conocerse su fichaje por el Real Madrid y finalmente así ha sido. Todo un terremoto a un día del arranque del Mundial de Rusia y a dos del debut de la Roja.

La decisión se toma apenas veinte horas después del anuncio del martes por la tarde del Real Madrid del fichaje del técnico para la nueva temporada una vez finalizada la cita de Rusia 2018. "Nos hemos visto obligados a prescindir del seleccionador nacional", anunció el presidente de la Federación, Luis Rubiales. 

Luis Rubiales aseguró que se han visto "obligados a actuar" tras firmar el técnico con el Real Madrid.
"Agradecemos a Julen todo lo que ha hecho porque es uno de los grandes responsables de que estemos en Rusia, pero nos vemos obligados a destituirle. Tiene que haber un mensaje claro para todos los trabajadores de la Federación Española de que hay unas formas de actuar que hay que cumplir", aseguró. 

Enseguida sonaron varios nombres como los mejor posicionados para sustituirle y finalmente el elegido para sustituirle fue Fernando Hierro, director deportivo de la Federación española (RFEF), con la ayuda de Albert Celades en el nuevo equipo técnico. "Los futbolistas y el nuevo cuerpo técnico van a hacer todo para llevar a la selección lo más lejos posible. La situación es muy complicada", manifestó Luis Rubiales.

Julen Lopetegui se despidió de la plantilla durante algo más de quince minutos junto a sus ayudantes Pablo Sanz y Oscar Caro. Lo hicieron muy tocados, con ojos vidriosos y la sensación de que no han podido completar el trabajo. El precipitado anuncio de su fichaje por el Real Madrid se llevó por delante meses de trabajo concienzudo. El ya exseleccionador detalló a sus jugadores cómo fue el proceso y les indicó que habia dado el sí al equipo blanco, tras rechazar grandes propuestas de otros clubes de Champions League, pero con la condición de que las partes se pusieran de acuerdo. Era una opción irrechazable. Tras meses regateando incendios institucionales constantes, superados con inteligencia y mano izquierda, una filtración así podía dinamitar la concentración de la selección.

De hecho, Lopetegui informó del tema a su mujer, Rosa, el mismo martes, cuando su fichaje por el Real Madrid era una posibilidad real. Después de habérselo dicho a Fernando Hierro. El vasco esperaba que ambas partes se entendieran, pero todo se precipitó. Florentino Pérez llamó a Luis Rubiales, le informó del interés y el presidente de la FEF confirmó el asunto con Lopetegui antes de que hubiese una segunda llamada del mandatario blanco en la que confirmaba el inminente pago de la claúsula. Entonces Rubiales pidió que no se hiciera público, que "no se hiciera nada" sin su autorización. En ese momento, intentó localizar al seleccionador, que estaba informando a sus futbolistas de manera breve.

Ahí estalló Rubiales, que desde el primer momento se sintió ninguneado. Cambió sus planes y decidió regresar a Krasnodar. En el vuelo de vuelta no paraba de mirar el móvil, pese a que estaba sin señal. No daba crédito. Y estaba decidido a destituir al seleccionador por una decisión "inoportuna, inesperada y precipitada". Sus más cercanos le animaban a ello. Uno de ellos es Xavi, que también estaba en la capital rusa con Iker Casillas. Al aterrizar en Krasnodar estaba nervioso, le temblaban las manos. No pudo pegar ojo. Desde primera hora tuvo varias reuniones, pero pese a que "escuchó a todos los que tenían una opinión", desde Fernando Hierro a los capitanes encabezados por Sergio Ramos, tenía decidida la medida. Lopetegui y sus ayudantes, que vivieron con incredulidad todo el proceso hasta la destitución, no podían seguir. Se reunió con los jugadores tras el desayuno voluntario, al que varios no bajaron, y les pidió "compromiso". Muchos de los futbolistas, que ya habían mostrado su parecer, asumieron que 'Rubi' ya tenía tomada una decisión. Era una cuestión de ego. Florentino Pérez había querido pasar por encima de la FEF. Y eso no lo iba a permitir el nuevo presidente, que considera a su organismo la casa del fútbol. Y que nadie, ya sea LaLiga (que tiene al frente a su archienemigo Javier Tebas) o ahora el Real Madrid con Florentino Pérez, está por encima.

Luis Rubiales (i), durante la rueda de prensa convocada para anunciar la destitución de Julen Lopetegui como seleccionador español, en Krasnodar. Javier Etxezarreta

"No puede ser que haya alguien que haga y deshaga como le apetezca. Es una cuestión de honor", decían desde dentro de la Academia del Krasnodar. Incluso aunque ello suponga perder un dinero que inicialmente la institución estaba decidida a cobrar. "No soy quién para opinar sobre la actitud del Real Madrid, pero como exjugador creo que Rubiales ha reaccionado muy bien. Ha mirado por la Federación, que debe estar siempre por encima de las personas", dijo Xavi cuando se supo el relevo de Hierro por Lopetegui.

No recibirá la cláusula

Y es que, una vez se anunció el despido, el Real Madrid no tendrá que pagar los dos millones de euros de la cláusula de Julen Lopetegui, puesto que tras el despido del seleccionador está libre para llegar sin rescisión alguna al club blanco. "Venimos de una situación económica que no hace falta que diga cuál es y estamos haciendo un gran trabajo a nivel patrocinio con otras entidades que harán que la FEF tenga 20 millones más de lo presupuestado, pero créanme que ante una situación tan complicada una cantidad de dos millones de euros pasa a un segundo o tercer plano. Hay otras cuestiones o valores que tenemos que transmitir y en ese sentido hemos actuado en conciencia y con toda la responsabilidad", señaló Rubiales en la sala de prensa. Allí compareció para dejar claro que la nueva FEF no es una figura decorativa. De hecho, en un primer momento no anunció al sustituto de Lopetegui, que dará explicaciones en España tras optar por no hacerlo en Krasnodar, pese a que los jugadores ya sabían que Hierro era el elegido para dirigir al equipo en este Mundial que arranca caótico para España. Luego compareció con él a su lado para refrendar que en su Federación los valores cuentan. "Puede parecer que hay una tremenda debilidad, pero con el tiempo nos hará más fuertes. Pido a todos los españoles que sientan la selección que anime y se pongan la camiseta. El equipo va a darlo todo por obtener un buen resultado", finalizó. Más tarde, Sergio Ramos lanzó una arenga pública: "Somos la Selección, representamos un escudo, unos colores, una aficion, un país. La responsabilidad y el compromiso son con vosotros y por vosotros. Ayer, hoy y mañana, juntos".

Lopetegui en la sesión de entrenamiento de la selección española en Krasnodar. Javier Etxezarreta

Julen Lopetegui reunió a sus futbolistas a las 17:45 hora local, como estaba previsto, y les comunicó, unos minutos antes de que el Real Madrid soltase la bomba informativa, una noticia que sorprendió al grupo: había firmado después del Mundial como entrenador del Real Madrid para las tres próximas campañas. Les pidió que no se descentren, ya que ahora no existe otro objetivo que no sea Portugal. Y luego Irán. Y después Marruecos.

El técnico quiso informar antes que nadie al grupo de una noticia que emocionó a los internacionales madridistas. Ellos, hasta seis, encabezados por el capitán Sergio Ramos, habían sugerido a la cúpula del club blanco, que no terminaba de encontrar entrenador tras las negativas de Mauricio Pochettino y Joachim Löw, que apostase por el técnico vasco, del que ya habían grandes informes en la casa dado que Casemiro lo tuvo en el Oporto, como sustituto de Zinedine Zidane, que renunció tras tres Champions consecutivas. Su manera de trabajar, su gestión del grupo, su capacidad táctica al ser un estudioso incansable de partidos, su pasión por tener estudiado cada detalle, sus nuevos métodos y un ideario aplicado con seriedad y disciplina eran, junto a su racha de resultados (20 partidos sin derrota), sus mejores aval.

Gracias a todo ello había logrado meter a España en el Mundial. Eso le había asegurado la renovación por parte de la Federación Española de Fútbol (FEF), pero cuando le fue ofrecida por la junta gestora a principios de 2018 el técnico dijo no. Quería esperar a que hubiese un presidente elegido por la Asamblea. Se retrasaron las elecciones, primero a abril y finalmente al 17 de mayo. Tanto Lopetegui, con su cuerpo técnico y la dirección deportiva con Fernando Hierro a la cabeza, estaban de acuerdo, pero la demora de las elecciones retrasó todo. Lopetegui quería que el nuevo mandatario estuviera libre de ataduras y fuera él quien dijese si era oportuno renovar. Algo que los dos candidatos a la presidencia de la FEF ya habían dejado claro que harían, pero Lopetegui optó porque el elegido tomase cargo para que refrendase el acuerdo.

Luis Rubiales lo hizo seis días después de haber sido elegido presidente, y sólo 48 horas más tarde de que Lopetegui hubiese anunciado la lista de 23 futbolistas que representarán desde el viernes a España en el torneo. Aquel día, tres antes de que el Real Madrid jugase la final de la Champions en Kiev contra el Liverpool, todos mostraron su satisfacción por el anuncio. "Esta decisión supone la renovación de un proyecto. Es nuestra apuesta", afirmó ese día Fernando Hierro, director deportivo de La Roja y con el que Lopetegui forjó una buena relación en su etapa como jugador del Madrid. "La renovación del seleccionador es incontestable", consideró Rubiales cuando le preguntaron si había alguna cláusula por si el Mundial no iba como todos deseaban.

Pocos pensaban en ese momento que se ejecutaría, la cláusula de rescisión, para que el actual seleccionador pudiese firmar por el Real Madrid. Es cierto que en las horas previas a volar a Rusia se había rumoreado con la opción de Lopetegui en los círculos futbolisticos cercanos al club de Chamartín. Al técnico también le llegaron, pero siguió centrado en lo suyo hasta que tuvo un contacto oficial por parte del Real Madrid. Le ofrecían un proyecto: tres años. Entonces, tras ver que la cosa iba en serio, informó a Luis Rubiales, y con el que había comparecido para anunciar su renovación unos días antes hasta 2020, que había recibido una propuesta del club blanco. Estaban dispuestos a pagar su cláusula de rescisión (de dos millones de euros) para que el vasco dejase por tercera vez la Federación, tras haberlo hecho antes para entrenar al Rayo y después al Oporto. Florentino Pérez quería que fuese su duodécimo técnico.

Así, Lopetegui fue de frente con el presidente de la FEF, que estuvo "en todo momento en contacto con el Real Madrid y al tanto de las negociaciones con su futuro equipo", según explicó la Federación. Lo que no se esperaba desde dentro de la entidad es que el anuncio fuese en la tarde de este martes. De hecho, Rubiales tenía previsto acudir a Moscú para el 68 Congreso de la FIFA en el que se va a elegir la sede del Mundial 2026 (que será casi con toda seguridad para Estados Unidos-Canadá-México para disgusto de Marruecos). El club blanco le comunicó que quería anunciarlo cuanto antes. Buscaba un golpe de efecto tras casi dos semanas de especulaciones y 'noes' públicos. Irritaron en el club campeón de Europa noticias como que Julian Nagelsmann, técnico revelación de la Bundesliga, había rechazado la propuesta madridista.

Un giro... como en 2016 Por eso se actuó con rapidez: el Real Madrid ofreció al técnico de Asteasu un proyecto de futuro en un club en el que ya estuvo de jugador (de 1989 a 1991) y después como técnico de su cantera. Agilizó las gestiones, a través de José Angel Sánchez, y se produjo el anuncio por parte del Madrid. Pasados unos minutos, y tras muchas llamadas, la FEF anunció "la desvinculación" del seleccionador "una vez que finalice la participación de España". En ese comunicado explicó que "recibirá el pago de la cláusula de rescisión" y pidió "el máximo respeto para mantener la normalidad en la concentración", insistiendo en que la selección está "a las puertas" del debut en el Mundial ante Portugal. Más o menos cuando el equipo estaba completando el segundo entrenamiento del día se informó que este miércoles, a las 11:30 hora local, Rubiales y Lopetegui ofrecerán una rueda de prensa conjunta en la sala de prensa del Estadio Krasnodar, quedando "suspendidas el resto de comparecencias".

A los más cercanos a Lopetegui el asunto les recordó a lo vivido hace casi dos veranos, cuando este vasco de 51 años estaba, a finales de junio de 2016, aprendiendo inglés para embarcarse en una experiencia en Inglaterra con el Wolverhampton. Entonces hubo un giro inesperado: le llamó Angel María Villar y le informó que deseaba contratarle como relevo de una leyenda como Vicente del Bosque. El mejor entrenador de la historia de la selección, con un Mundial y una Euro en el palmarés. Lopetegui aceptó el reto y por el momento no conoce la derrota. Ahora ha decidido sustituir al único técnico que ha logrado tres Champions League consecutivas. Un doble reto mayúsculo, que parece casi imposible de completar, pero lo mismo pensaban los que veían las piedras que levantaba su padre 'Aguerre II'. El trabajo es el vehículo para el éxito.

Si uno revisa precedentes se da cuenta de que Louis van Gaal ganó 1-5 a España con Holanda en el último Mundial tras haber anunciado que se iría al Manchester United o que la Italia de Antonio Conte aplastó a La Roja en la Eurocopa cuando ya trabajaba pensando en el Chelsea. En España, de hecho, no es la primera vez que algo así sucede, ya que Luis Aragonés tenía acordado su fichaje con el Fenerbahçe al terminar la Eurocopa 2008... y pese que se filtró la noticia (que 'Zapatones' no quiso reconocer), aquella Eurocopa fue ganada por España en el Prater de Viena con gol de Fernando Torres.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla