+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

MUSHING

Un leonés que apunta al top ten del mundo

Javier del Canto ultima la preparación para dar la talla a finales de mes en el Mundial de Mushing en Canadá.

 

Del Canto con sus perros ‘greysther’ un cruce entre el pointer alemán y el galgo americano. DL -

Del Canto con uno de sus perros. DL -

05/01/2017

georgino fernández | león

«Estoy un poco acojonado porque esto ya está a la vuelta de la esquina». Aunque lo dice sonriendo, el leonés Javier del Canto ya siente en las espaldas la presión del Campeonato del Mundo de Mushing (trineos tirados por perros) que se disputará a finales de este mes de enero en Canadá. Y tiene además un motivo añadido de mucho peso: será el único representante español en esta disciplina deportiva que reunirá a la élite mundial.

El día 20 se subirá al avión en Barajas acompañado de sus cuatro perros y de su amigo Carlos Camblor, para ayudarle en todo el complicado capítulo de logística con mucho papeleo, y documentación en la aduana. Cuando se tienen que transportar cuatro perros, un trineo despiezado, varias maletas, muchos kilos de comida para perros y todo lo necesario para estar una temporadilla en Canadá el tema de la logística no es pecata minuta. «Realmente es una expedición complicada», subraya este amante del mushing afincado desde hace años en Burgos donde entrena habitualmente.

Él y Carlos serán los únicos componentes de la delegación española en el país de la hoja de arce. Acudirá a esta gran cita con toda la ilusión del mundo pero con una clara desventaja respecto al resto de participantes: el invierno sin nieve que tiene España este año. Contaba con ella en las cumbres leonesas pero por desgracia no ha aparecido salvo de forma testimonial. Como plan B no descartaba irse incluso hasta Baqueira para entrenar allí con sus perros pero... tampoco. Decididamente los elementos se han aliado contra él y han elegido el peor momento.

«Nieve cero. Ni en Francia ni en España en ningún sitio cercano. He oído que pueden caer las primeras nevadas el día quince pero el 20 ya me marcho para allá», comenta con pesar.

Evidentemente no ha estado quieto esperando los copos del cielo. Ha entrenado con sus perros —los grandes protagonistas de este deporte— sobre tierra y con el trineo de ruedas. Es una alternativa válida pero no es lo mismo. «Voy para allá unos días antes de competir para intentar entrenar en nieve con los perros todo lo que pueda» comenta aunque sabe que ahora tampoco puede sobrecargar a sus cuatro amigos. «Básicamente se trata de coger sensaciones con el trineo, entrenar aspectos como la velocidad en la nieve».

El día 24 de enero será su estreno en el Mundial. Participará en dos pruebas y no vende humo. «Voy a salir a por todas. Habrá unos 150 participantes y están los mejores por lo que hablar de medallas y de subir al podio es difícil. Siendo realista y con el entrenamiento que llevo es complicado; no pude hacer los kilómetros que necesito y esta gente va a tope. Cualquier pequeño fallo son tres segundos que pierdes y eso es mucho, salvando las distancias es como la fórmula uno. Estar entre los diez primeros es mi reto, tengo que entrar en el top ten en las dos carreras». En Noruega en el Europeo del año pasado fue duodécimo.

Para lograrlo su rutina diaria comienza desde hace semanas sobre las siete y media de la mañana. «Me levanto temprano y saco a los perros a entrenar unos doce o catorce kilómetros. Con el frío es un poco mas llevadero, los perros calientan y entrenan una hora y pico. Luego se les da de comer y a la hora de comer los saco de nuevo a jugar un poco con la pelota o dar un paseo rápido. Y en estas últimas semanas hacemos otra serie más a última hora de la tarde . Lo que busco es que se muevan bastante».

El musher tiene un papel protagonista pero como él mismo reconoce «lo importante son los perros y creo que ellos van bien preparados; están en un momento de forma espléndido. El handicap es el trineo. Tendré que alquilar allí una moto de nieve y atarme a ella para entrenar con el trineo porque ahora a los perros no les puedes meter una carga brutal».



Club de prensa