+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Luis Enrique: «No voy a cambiar»

El nuevo seleccionador deja clara «la ilusión» que le hace dirigir a España y asegura que no suavizará su carácter.

 

El seleccionador Luis Enrique Martínez aterriza en el banquillo de España tras la decepción del Mundial y la salida de Fernando Hierro. JUANJO MARTÍN -

12/07/2018

a. g. | madrid

Luis Enrique llega con ganas. El nuevo seleccionador español pronunció sus primeras palabras en el cargo para el informativo Deportes Cuatro. En sus declaraciones, el asturiano dejó clara «la ilusión» que tiene por dirigir al equipo nacional y confesó estar «muy motivado».

«No sé si un sueño, pero sí fue una ilusión poder vestir la camiseta de la selección en un pasado y representarla en torneos internacionales. Hacerlo ahora como seleccionador también lo es. Muy contento y motivado, con ganas de empezar a trabajar» afirmó.

El asturiano dijo conocer las críticas que suscitó su nombramiento, pero aseguró aceptarlas «de buen grado». «Nos vamos a divertir. Sé lo que significa ser seleccionador o tener cualquier cargo en este país y la crítica es algo anexo. Yo acepto todo», resolvió.

Por otro lado, preguntado por los ataques vertidos por muchos aficionados, que le acusan de antimadridista, Luis Enrique contestó irónicamente: «A todos los que me critican por antimadridista les digo que los quiero muchísimo y estoy dispuesto a dar mi mejor versión».

El nuevo seleccionador también tocó uno de los temas de los que más se habló cuando fue contratado: su relación con la prensa. Cuestionado sobre esto, Luis Enrique fue claro. «Con la prensa seré como siempre. No puedo mejorar. Es un nivel altísimo el que tengo (ríe). Os voy a tratar como os merezcáis. Tengo 48 años, así qué es difícil que cambie, aunque si puedo mejorar intentaré mejorar. Estoy contento con lo que he hecho hasta ahora en mi carrera deportiva y pienso seguir igual», afirmó.

Por último, no quiso dar pistas sobre sus primeras decisiones, ni quiso precisar si intentará que Piqué no deje el equipo nacional. «Ya lo hablaremos en otro momento», concluyó.

El técnico asturiano llega al banquillo de La Roja en un momento complicado, tras la destitución de Lopetegui y la llegada de Fernando Hierro como entrenador interino, pero, sobre todo, después de un Mundial decepcionante.

La etapa de Fernando Hierro como seleccionador se saldó con los cuatro enfrentamientos de España en el Mundial de Rusia y su adiós en octavos de final.

Un empate con Portugal (3-3), una victoria sobre Irán (0-1) y un empate con Marruecos (2-2) en la fase de grupos, previos al cruce con Rusia en octavos, resuelto a favor de ésta por penaltis (3-4) tras el empate en el tiempo reglamentario, es el balance de sus partidos como responsable del banquillo español.

Ahora Luis Enrique debe coser las heridas y devolver a España ese gen competitivo que parece perdido. Rubiales lo ha contratado por su currículum, pero también por ese carácter irreductible. «No se casa con nadie», esgrimió el presidente de la Federación cuando anunció quién cogería las riendas del combinado nacional.



Club de prensa