+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

FC Barcelona 3 Athletic 1 El argentino mete a los azulgrana en cuartos de final con su gol de falta frente a un rival que no se encerró en su área

Messi levanta el vuelo del Barça

 

Mesi celebra su gol de falta que sellaba el pase del Barcelona a los cuartos de final. QUIQUE GARCÍA -

12/01/2017

P. RÍOS | BARCELONA

Lo volvió a hacer. Messi sacó a pasear su zurda en un lanzamiento de falta y el barcelonismo pudo celebrar por fin la primera victoria de 2017 (3-1). Y con ella, la clasificación para cuartos de final en la Copa. Marcó el argentino el gol definitivo del choque en el Camp Nou, como lo hizo hace una semana en Bilbao, también de libre directo, con una barrera por delante y con Iraizoz como mero espectador. Volteó completamente la eliminatoria Messi, que puso la guinda a un duelo intenso donde por fin volvieron a aparecer los tres tenores y donde al Athletic comprobó que la intensidad y su excelente posicionamiento no bastaron para detener la magia e inspiración azulgrana.

Y eso que volvió a asumir que un alto ritmo de juego le daría más opciones que esperar replegado atrás esperando las acometidas del Barcelona. Éstas llegaban con más ruido que nueces hasta que los tres de arriba se asociaron para poner el partido y la eliminatoria franca para los locales. Messi se pegaba el cuero a la bota para salir un de atolladero imposible, Neymar se hacía grande en la asistencia por la izquierda y Luis Suárez lograba un gol fotogénico de volea. Volvía a sonreír el tridente culé.

El delantero charrúa se convertía en goleador centenario con la elástica azulgrana a la par que daba ese punto de calma que tanto necesita el Barcelona en estos momentos. Controló domar algo el impulsivo e intenso fútbol del Athletic. Valverde apostó por meter toda la sangre fresca de Lezama para estirar al máximo el alto voltaje.

Conocidas ya las bajas de Iturraspe y Raúl García, sorprendía la suplencia de Aduriz. Sólo la intensidad de piernas más frescas para presionar la salida del balón rival justificaba la decisión del técnico rojiblanco.

No fue fácil para los locales. Y es que en ese cortoplacismo en el que parece haberse instalado el Barcelona, Luis Enrique volvió a variar la pareja de baile de Iniesta en el eje de la medular. Rafinha aportó lo justo, aunque el manchego recuperó su conexión habitual con la precisión y el fútbol hecho arte.

EN LA SEGUNDA PARTE

Pese a la intensidad y la continua sensación de peligro, el Athletic necesitó 51 minutos para tirar entre los tres palos defendidos por Cillesen. Bien es cierto, que le bastó para hacer gol. El gol de Saborit llegaba en el mejor de los mementos para los de Valverde. Y es que al Barça se le ponía franca la eliminatoria con el gol de penalti marcado por Neymar nada más iniciarse el segundo de los asaltos. El penalti de Boveda permitía al brasileño acabar con una sequía anotadora que duraba ya casi tres meses.

La sensación de triunfo apenas duró unos minutos, lo que tardó Elustondo superar a toda la zaga azulgrana con su centro y Saborit batir a Cillesen de cabeza.

La eliminatoria recobraba todo su esplendor con poco menos de 40 minutos por delante. Pero estaba estaba por ver qué tenía que aportar Messi. El 10 metió a los suyos en la eliminatoria con aquel gol de falta en San Mamés y siete días después le tenía guardada más medicina. Le pegó por donde nadie esperaba sumando su tercer gol en otros tantos partidos y todos de libre directo. Con la tercera pincelada del tridente, el Barça se sabía clasificado frente a un adversario que tanto en la ida como en la vuelta le planteó problemas.



Club de prensa