+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Messi revoluciona al Barça

 

Leo Messi celebra su gol, el segundo del equipo, ante Las Palmas. TONI ALBIR -

15/01/2017

Barcelona 5 Las Palmas 0 El argentino lidera el festival goleador de los azulgrana ante un rival que dio muchas concesiones en defensa

ginés muñoz | barcelona

El Barcelona parece ir afinando su puesta a punto en este inicio de 2017 y ayer goleó sin piedad (5-0), en un buen partido, a un flojo Las Palmas, que dio demasiadas facilidades a un rival que ni siquiera sacó su equipo de gala.

Esta vez, las rotaciones de Luis Enrique funcionaron a la perfección. El técnico asturiano dejó en la grada a Piqué y Sergi Roberto y en el banquillo a Iniesta y Neymar, pero el Barça no acusó sus ilustres ausencias en el once y salió como un tiro desde el arranque.

Seguramente ayudó que Luis Suárez marcase el 1-0 antes de llegar al cuarto de hora, al rematar de primeras una asistencia de André Gomes. Y que Las Palmas sea un rival que destaca por el buen trato al balón, por su juego alegre y ofensivo y no por su fútbol de contención.

El conjunto de Quique Setién dio excesivas facilidades al cuadro azulgrana regalándole demasiadas jugadas de transición con evitables pérdidas de balón de su zaga. Y además, apenas inquietó a Ter Stegen.

Su propuesta estética no vino acompañada de pegada y el Barcelona disfrutó campando a sus anchas ya en el primer acto.

Especialmente André Gomes, que además de asistir en el gol, tuvo dos ocasiones claras para estrenar su cuenta realizadora como azulgrana.

Y también Messi —siempre Messi—, capaz de llevar de cabeza a toda la defensa canaria, de fabricar jugadas imposibles de la nada y de convertir a Javi Varas en uno de los destacados de la noche, al hacerle volar en un lanzamiento de falta o poner a prueba sus reflejos en un mano a mano que el meta visitante envió a córner.

Al cuarto de hora de la reanudación, Messi, Luis Suárez y Arda ya habían puesto el 4-0 en el marcador. El primero sólo tuvo que empujar, en la línea de gol, una balón rechazado por Varas; Súarez anotó de preciso tiro cruzado y Arda, al recoger otro rechace de Varas a un nuevo disparo del punta uruguayo.

Detrás de casi todas esas jugadas estaba un hiperactivo Rafinha, que ayer cuajó un buen partido como interior y solo le faltó el premio del gol.

Y el quinto de la tarde llegó, a diez minutos del final, en una exhibición de despliegue físico del rehabilitado Aleix Vidal, que condujo el balón desde el centro del campo y combinó con Alcácer, quien se lo devolvió para que fusilara a Javi Varas.