+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Nada es por casualidad

 

DESDE DOHA JORGE CALLADO
02/01/2017

Convivimos habitualmente con el excepticismo. Somos poco creyentes y más fieles seguidores de Santo Tomás, el ver para creer forma parte de nuestras vidas. Esta situación no iba a pasar desapercibida en toda la familia de la Cultural. Y a día de hoy, los que ya han tocado las llagas de Jesucristo y se lo han creído han sido los jugadores. Han trabajado en las majestuosas instalaciones de la Academia Aspire. «Esto es algo grande, esto va en serio, somos unos privilegiados…» pueden ser las frases que resumen la creencia total en el seno de la expedición que vivió durante cinco días en Doha. Pero nada es por casualidad.

La Cultural estaba prácticamente muerta, en coma y de repente resucitó. La genialidad de crear una camiseta única, el frac de la Cultural creó una gran revolución y el club leonés fue conocido en todo el mundo. Fue el primer paso para que Aspire aterrizara en León. A partir de ahí llegó el dinero y el enfermo reaccionó. Pero nada es por casualidad.

La Cultural crece. Y este año la apuesta ha sido decidida con un equipo ambicioso. Unos privilegios que tan sólo se consiguen con la tranquilidad que da el dinero. Con esos cimientos se ha construido un proyecto ganador liderado por Rubén de la Barrera. La primera vuelta lo ha dejado de manifiesto. El equipo más regular y que más goles marca de toda España. Y por si fuera poco tocó el ansiado gordo de la Copa del Rey: el Real Madrid. Pero nada es por casualidad.

Pero ojo. Esta situación tiene fecha de caducidad. En Aspire tienen un libro de ruta y en el club leonés lo saben. Los números mandan al margen de tener dinero para regalar. Aseguran en Doha que mantener un equipo ambicioso que aspira al ascenso cuesta dinero y supone convivir con números negativos. Esta situación se puede aguantar un tiempo, pero no para siempre. Y por eso, la Cultural ahora es una privilegiada, pero tiene un tiempo para lograr el ascenso, (uno, dos, tres años…). De no ser así, este cuento de ensueño llegará a su fin. Por esa circunstancia, nada es por casualidad.



Club de prensa