+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Un presidente de 'sangre caliente'

Los jugadores mostraron su convencimiento de que la permanencia del ya exseleccionador era la mejor opción, pero no hubo nada que hacer. AHierro se le encarga asumir la tarea por su responsabilidad deportiva

 

El presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, durante la rueda de prensa convocada para anunciar la destitución de Julen Lopetegui como seleccionador español, en Krasnodar. - Javier Etxezarreta

RODRIGO ERRASTI | Krasnodar
13/06/2018

A las 11:14 hora local la Federación Española de Fútbol (FEF) anunció, vía WhatsApp, que la rueda de prensa prevista de Luis Rubiales y Julen Lopetegui se había retrasado una hora y que comenzaría a las 12:30 h. La sala de prensa era un hervidero y se desataron todo tipo de comentarios. Los jugadores, algunos de ellos, no bajaron al desayuno porque era opcional, y asistían al proceso de rumorología con sorpresa. A las 12:00 tenían previsto unos estiramientos en su planning: 'Activación'. Sergio Ramos ya había charlado con Fernando Hierro, que pese a estar muy decepcionado con la decisión de Lopetegui, apostaba por la permanencia del vasco en el banquillo. No era el único. Si bien es cierto que los futbolistas estaban sorprendidos porque "la noticia cayó como una bomba", y algunos consideraban que les había dejado "un poco colgados", no se planteaban un cambio en el banquillo.

Rubiales, muy nervioso desde que supo la noticia estando en Moscú, primero por boca de Florentino Pérez y después por la de Julen Lopetegui, es un hombre de sangre caliente y explotó cuando supo que en el primer comunicado enviado a la prensa se decía que la FEF había estado "en todo momento en contacto con el Real Madrid y al tanto de las negociaciones con su futuro equipo". Rubiales especificó que se enteró unos minutos antes del anuncio público del Real Madrid, por una llamada de Florentino Pérez, y por tanto el comunicado fue sustituido por uno que obviaba dicha parte y que también decía que "desea la mejor de las suertes" al técnico. Se resaltaba que la FEF iba a recibir "el pago de la cláusula de rescisión (dos millones de euros)" y pidió "el máximo respeto para mantener la normalidad en la concentración", insistiendo en que la selección está "a las puertas" del debut en el Mundial ante Portugal. Sus personas de confianza fueron informando a la prensa que el Real Madrid había actuado sin respeto alguno, sin consultar los tiempos con nadie, ya que necesitaba un golpe de efecto.

A la llegada al aeropuerto de Krasnodar, tras un vuelo en el que no paró de consultar el móvil, a Rubiales se le veía desencajado. La presencia de periodistas en la terminal pidiendo que confirmara que Lopetegui estaría en el banquillo en Sochi no ayudó a sofocarle. "Actuaremos con responsabilidad y haremos lo mejor para la selección", afirmó el presidente a llegar a suelo cosaco, aún muy caliente y dudando si apoyar a Lopetegui hasta el 15 de julio o destituirle.

Hierro, con el que Lopetegui forjó una buena relación en su etapa como jugador del Madrid, era partidario de no cambiar.  Se produjeron las primeras reuniones del día, después de que por la noche del martes Mediaset hubiese mostrado una tensa conversación entre el seleccionador y Fernando Hierro. El director deportivo, que desde la salida del director de márketing, Vicente Casado, el 30 de mayo (sustituido por Rubén Rivera, una persona de la más absoluta confianza por coincidir en la AFE, como nuevo responsable), no está igual de cómodo en la casa, y mantuvo la citada charla con Ramos. El capitán le insistió que lo mejor era que Lopetegui siguiese en el cargo. Aceptaba que el momento del anuncio del Real Madrid, en el que fue parte al recomendar a Florentino Pérez la contratación de Lopetegui, había sido inoportuna, pero que relevarle dos días antes del debut era una mala idea. Salió a colación incluso que Luis Aragonés tenía un acuerdo con el Fenerbahçe al terminar la Eurocopa 2008... que se ganó en Viena. "No es comparable", decían. insistiendo que las situaciones no eran iguales, que tanto él como Louis van Gaal (en el Mundial de 2014 con el Manchester United) o Antonio Conte (con Italia antes de irse al Chelsea en 2016) ya habían avisado.

A Rubiales su equipo de colaboradores le pedía que tomara una decisión drástica, que "la traición" hecha por un técnico al que renovó hasta 2020 a los seis días de llegar al cargo (y 48 horas después de anunciar la lista de 23) debía tener un duro castigo. Cambiar de técnico. Y poner a uno de casa. Hierro, como responsable deportivo, tenía que asumir el cargo. No se podía comer el marrón otro. No había una decisión clara y quedaban menos de 30 minutos. Se informó del retraso. A 57 horas para el inicio del torneo, al que España llega imbatida desde 2016, se debatía un cambio de seleccionador. Albert Celades, presente en Krasnodar, era el otro candidato posible. Los jugadores insistían que Lopetegui siguiera en el cargo. Pero la decisión estaba tomada. Primero se destituyó al seleccionador. Y a las 14:53 horas se anunció a Hierro. 20 horas exactas después del bombazo por parte del Real Madrid.

Veremos cómo responde la selección en el primer partido ante Portugal. La campeones de Europa no tendrán en el banquillo contrario a Julen Lopetegui.



Club de prensa