+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Un problema eléctrico condena de nuevo a McLaren

La escudería de Fernando Alonso apenas rodó en los entrenamientos.

 

El piloto español Fernando Alonso, en Montmeló con su McLaren. ALEJANDRO GARCIA -

07/03/2018

a. s. f. | barcelona

McLaren cerró la quinta jornada de entrenamientos de pretemporada en el Circuito Barcelona-Cataluña sin apenas rodaje en la pista, con tres paradas (dos banderas rojas) y la sensación de no haber salido del maleficio de otros años.

Ayer era una jornada especial para todos los equipos, ya que arrancaba la segunda tanda de cuatro días de entrenamientos en Montmeló, después de que la semana pasada el frío, la lluvia y la nieve adquiriesen un protagonismo que echó del reasfaltado circuito a casi todos los equipos durante dos jornadas.

El sol, las temperaturas en alza y sin riesgo de lluvia se erigían en aspectos que animaban a sacar el máximo a las ocho horas que iba a estar abierta la pista. Tanto era el entusiasmo que, por la mañana y también por la tarde, allí se plantó ante el semáforo rojo un McLaren para ser el primero en salir a rodar.

No obstante, el belga Stoffel Vandoorne vivió un calvario porque su coche se paró por la mañana dos veces por un problema eléctrico y una vez más por la tarde, tras una «pérdida de presión hidráulica», como confirmó el equipo británico.

La sensación de pánico se volvió a apoderar de McLaren, no tanto por los problemas que aparecen cada día, sino por la falta de rodaje del coche, que necesita kilómetros y no parar en el garaje más de lo necesario para llevar a cabo ajustes.

Un día más, y ya van unos cuantos (el lunes de la semana pasada a Fernando Alonso se le salió una rueda y perdió toda la mañana), McLaren volvió a sentirse una escudería gafada.

El año pasado, el señalado fue el motor Honda y gracias al documental de Amazon ‘Grand Prix Driver’ se supo que en la sede y fábrica de Woking (Inglaterra) también se habían vivido serios problemas de otra índole.

El cambio de motor (Renault) para este curso apuntaba a una nueva era, pero la escudería sumará una pretemporada más con graves problemas para rodar kilómetros y adquirir información del rendimiento del coche con el nuevo propulsor.

Casualmente, otro coche impulsado por Renault, el Red Bull, también obligó a una bandera roja por la tarde, cuando al holandés Max Verstappen se le paró el monoplaza en la escapatoria de la curva 3 y debió ser devuelto al garaje en una grúa.



Club de prensa

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla