+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

José Pedrosa Galán. futbolista del pro duta fc

«Sólo me he cruzado con un occidental. En Medan me miran como a un extraterrestre»

Galán ha encontrado en el Pro Duta FC de Indonesia el molde perfecto para acoplar su fútbol. Quiso regresar a Europa después de una temporada en Tailandia, pero las ofertas que le llegaron de Hungría o Rumanía no le convencieron. Hizo las maletas y eligió otra liga exótica, la de un país de contrastes donde las distancias son «enormes». Más de 17.000 islas conforman ‘su’ paraíso natural

 

sergio c. anuncibay | león
02/04/2013

José Pedrosa Galán (León, 2 de febrero de 1986) disfruta del fútbol a 13.000 kilómetros de su casa, en el sudeste asiático. Ahí ha encontrado el molde perfecto para acoplar un estilo de juego pausado, donde el esférico le ha devuelto esa ilusión que había perdido en España. El medio centro leonés es la principal referencia del Pro Duta FC, equipo de la Premier League de Indonesia, que dirige el también español Beto Bianchi. Antes estuvo en el Chainat de Tailandia.

—Mes y medio en Indonesia. ¿Le ha costado adaptarse?

—Ha sido muy fácil. Me ha sorprendido porque cuando llegué me daba un poco de pereza cambiar, otra vez, de país, de cultura y de liga, pero los compañeros me han ayudado muchísimo y, sobre todo, el entrenador, Beto Bianchi, también español. Lleva dos años aquí y eso facilita mucho las cosas. Además, el idioma es más sencillo que en Tailandia.

—Su nuevo equipo, el Pro Duta FC, acaba de ascender a la máxima categoría. ¿Cómo es el club por dentro?

—Es un club muy joven. Es verdad que no tenemos la misma afición que el equipo más importante de Medan, pero sí es una entidad saneada y el presidente ha hecho un proyecto bastante importante. El objetivo es estar entre los cinco primeros para entrar en la Superliga de la próxima temporada.

—Con Galán y Beto Bianchi como piezas clave.

—Al entrenador y a mí nos respetan mucho y se tiene muy en cuenta lo que decimos. Me siento casi como un entrenador cuando estoy en el campo. Los jugadores me buscan y eso se agradece. Para mí es bueno tener esa responsabilidad.

—La horma de su zapato.

—Soy un tipo de futbolista que no se adapta a cualquier estilo. Y eso es lo que me pasó en la Cultural. No quiero decir que el juego de toque sea mejor que el de balones largos, pero yo buscaba ese tipo de fútbol y aquí es lo que me están dando. Beto es una referencia para el país e, incluso, le quieren hacer seleccionador nacional porque ha cambiado la filosofía de juego.

—¿Cómo es el fútbol en Indonesia?

—Las aficiones son más numerosas aquí que en Tailandia. Hay veces que te quedas de piedra porque en algún partido hay cerca de 100.000 espectadores. Esa es la parte buena. Los campos, en cambio, están en muy mal estado por culpa de las lluvias torrenciales.

—¿Y el nivel?

—Cuando salí de la Cultural recibí alguna oferta de Hungría y Rumanía, pero me hablaron de Tailandia, una liga emergente que estaba creciendo muchísimo. Asia me ha sorprendido para bien. Tienen que mejorar en organización pero hay mucho más nivel del que se puede pensar.

—Los clubes pagan.

—Mi idea era volver a Europa porque sé que tengo nivel para jugar en una Liga europea de más o menos entidad, como puede ser la belga o la húngara. Pero cuando intenté regresar me di cuenta de lo poco que pagan y, aquí, en Asia, ahora mismo, los contratos son buenos. Asia y Latinoamérica son el futuro en cuanto a la parte económica.

—Pero tiene esa espina clavada.

—Sacrificaría la parte económica por jugar en una liga de allí, como puede ser la Segunda División española, pero sé que es muy complicado. Claro que me gustaría volver, pero no a cualquier precio.

—Echará de menos muchas cosas.

—La familia y los amigos, por supuesto, pero también la comida, porque la de aquí no me gusta nada. Comen con las manos, y muchas cosas frías. Por suerte, en los centros comerciales, encuentras de todo.

—¿Volverá a España?

—Tuve una opción bastante buena en enero, pero al final no salió. Me he acostumbrado a jugar en el extranjero, es una experiencia muy gratificante, pero nunca se sabe. Todo lo que sea para mejorar, bienvenido sea.

—¿Ha coincidido con algún extranjero más?

—En el equipo somos tres extranjeros pero en la ciudad, en este mes y medio, solo he visto a un occidental. Te miran como a un extraterrestre, te sientes observado. A veces me da vergüenza andar por el centro comercial porque notas como te examinan.

—¿Y los desplazamientos serán una odisea?

—Hay más de doscientos millones de habitantes y miles de islas. Jugamos tres partidos seguidos en casa y tres fuera para que sea más llevadero. Los trayectos son muy largos, con escalas, a lugares en los que a veces no llega el avión y hay que coger un barco. Es complicado.

—¿Cómo es la vida en Medan?

—No hay muchas cosas para hacer. Entreno a las ocho de la mañana y luego voy al gimnasio o a la piscina. Por la tarde suelo ir a algún centro comercial.

—Indonesia es la principal potencia económica del sudeste asiático y uno de los destinos turísticos más reconocidos. ¿Es oro todo lo que reluce?

—También es el tercer país más corrupto del mundo. Ves mucha pobreza en la calle. Esa es la parte más negativa. Las diferencias sociales son mucho más agudas que en Tailandia. Pero también hay islas y lugares que no puedes contemplar en ningún otro lugar del mundo. Es lo más bonito que he visto en mi vida.

—¿Tienes tiempo para seguir a la Cultural?

—La sigo todos los fines de semana; sé que están pasando un pequeño bache, pero llevan una temporada increíble. Lo importante es llegar bien al play-off.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla