+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Torres se apunta a la fiesta

El delantero del Atlético, que saldrá del equipo a final de temporada, cierra la goleada rojiblanca ante un Levante que sólo aguantó la primera media hora.

 

Fernando Torres celebra el tercer gol del Atlético ante el Levante. FERNANDO ALVARADO -

16/04/2018

iñaki dufour | madrid

El Atlético de Madrid completó por sexto curso seguido su objetivo ineludible del pase a la Liga de Campeones con una victoria de pegada contra el Levante, doblegado por los goles de Ángel Correa, Antoine Griezmann y Fernando Torres, por el buen partido de Vitolo y por la practicidad del bloque rojiblanco (3-0).

Los visitantes no renunciaron a atacar, con salidas verticales y sin rehuir el balón para proponer en el campo contrario. Por momentos intentó una presión alta y fue intenso, sin descuidar su contundencia y rigor en la retaguardia.

Sólo le dio para media hora con 0-0, mientras mantuvo todas esas cualidades asociadas, limitando al Atlético a una posesión casi intranscendente, sólo alterada por el juego entre líneas de Griezmann o los detalles de un notable Vitolo, del que surgió el 1-0 en una acción en diagonal que desbordó a la zaga visitante.

En cuanto observó el hueco se la entregó a Correa, que no había dado una en todo el primer tramo, salvo el único tiro hasta entonces, pero que se revolvió con agilidad en el área para conectar un derechazo que batió a Oier. Dos ocasiones y un gol para remover un choque competido con el 0-0. Porque el conjunto valenciano siempre plantó cara, con alguna aparición por el área contraria, sin rematador certero, como el cabezazo que peinó Roger o unas cuantas contras; y merodeó con cierta asiduidad por los alrededores de Oblak, pero al que apenas exigió lanzarse al suelo, en cualquier caso, en una sola ocasión.

Un partido que ya se ha visto muchas veces en el Atlético, que controla esas situaciones con más soltura de la que aparenta desde fuera y que, encima, se siente mucho mejor cuando contraataca. Lo hizo una vez antes del descanso, con un pase de Lucas a la carrera de Griezmann, que controló un pelín largo y que terminó en el suelo en una acción que pareció penalti. No lo fue para el árbitro, que amonestó al francés. No dio más margen a las dudas el Atlético en el segundo tiempo, con el decimoctavo gol en sus últimos dieciocho partidos de Griezmann, una preciosa volea que culminó una bonita jugada, desde la visión de Koke, ayer por el medio, en el envío hacia la banda y el centro de primeras de Sime Vrsaljko hasta el golazo. Y Torres cerró la goleada con el 3-0 y en la fiesta del niño.



Club de prensa