+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

A veces ocurre

 

golpe franco Javier callejo
26/01/2017

Múltiples sorpresas se han sucedido en el Campeonato del Mundo de Francia que está disputándose. Si bien la fase de grupos dejó resultados más o menos normales, con los favoritos alcanzando los primeros puestos de sus grupos, hemos visto como en los octavos de final las cosas cambiaron, y selecciones que habían sido cuartas de grupo se han impuesto a otros conjuntos a priori más fuertes.

El ejemplo lo tenemos con Qatar y Hungría, que habiendo realizado una discreta primera fase, prepararon sus encuentros de octavos concienzudamente y lograron el objetivo, dejando a Alemania y Dinamarca fuera del cuadro de honor del torneo. Además, España sufrió más de lo previsto para deshacerse de Brasil, también cuarto clasificado de su grupo. Todo esto nos indica que en un Campeonato de estas dimensiones, hay varios tipos de selecciones; podemos ver quienes quieren (o tienen) que dominar sus partidos de principio a fin, los considerados mejores equipos, pero para conseguir esto han de tener un fondo de armario grande, ya que si no es así pueden toparse con sorpresas en forma de cansancio o lesiones en momentos claves.

Por ejemplo Dinamarca, con menos variedad que en otras ocasiones, sin hombres claves como Eggert y el lesionado Mensah Larsen, se ha quedado sin plantilla suficiente para competir tantos encuentros en tan pocos días. Otras selecciones pueden tomarse como principal objetivo ganar los mínimos puntos para pasar a la siguiente fase, y reservar en cuestión de minutos de juego a sus hombres más importantes. Véase Qatar, quien con lo justo pasó a octavos, pero ahí supo administrar sus puntos fuertes y batir a la poderosa Alemania. En otro artículo hablaba de la necesidad de ganar, la que existe en estas eliminatorias mundialistas en las que si tienes un mal día, te vas de vacío, y quien no tiene nada que perder puede darte un buen disgusto,



Club de prensa