+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CONOCER LEÓN

El dueño del bosque

La Fundación Patrimonio Natural organiza visitas guiadas desde las Casas del Parque para ver la berrea en Picos de Europa

 

Ciervo cantábrico en Picos de Europa - LA JURBIAL SERVICIOS AMBIENTALES

SUSANA VERGARA PEDREIRA | LEÓN
25/09/2015

Con las primeras lluvias de otoño, el ciervo cantábrico deja oír su bramido en el bosque. Es tiempo de berrea en Picos de Europa. En el corazón del impresionante macizo leonés, los guías del territorio conducen por las sendas que llevan hasta el campo de honor donde los ciervos disputan el territorio y el dominio sobre las hembras. Un espectáculo natural a distancia de prismáticos.

Caen las primeras gotas de lluvia y el bosque despierta. Se anuncia otro tiempo en las hojas y la arboleda se transforma. En la profundidad de la espesura, él se hace el dueño. Su bramido es la señal. Es otoño en el monte de árboles.

Antes de que llegue el frío, el rey del bosque disputará amor y territorio en el sotobosque. Es tiempo de dirimir viejas cuestiones, tan antiguas como la naturaleza misma, el poder y el dominio.

Al amanecer y en cada ocaso, los ciervos dejarán oír su voz en el territorio y su eco viajará de valle en valle. Entra el otoño boreal en Picos de Europa, tiempo de berrea.

El macho reclamando su territorio, su derecho, lo que toma el más fuerte desde el comienzo de los tiempos. El berrido, ronco y profundo, avisa de sus intenciones: aparearse y gobernar, tomar y someter un territorio.

Hasta que acabe octubre, se batirá con sus rivales en un ritual incruento. Habrá vencidos pero no víctimas. Se medirán con tiento. Cuidan los cérvidos de pelear sin romper sus astas y no pondrán en peligro en esta lucha ritual su vida ni su cornamenta, crecida durante el invierno y caída cada año, por marzo, justo cuando el bosque de hoja caduca vuelve a florecer.

Donde el monte se aclare, las hembras observarán el reto y esperarán durante días que la berrea decida quién impondrá la estirpe. Beberán y se alimentarán mientras ellos se desgastan en la conquista.

En Picos, los ciervos ocupan montaña y alta montaña, extensos bosques de hayas y robles y los pastizales de altura donde crecen las hierbas. Un espacio compartido con corzos, rebecos y cabras hispánicas. Pero durante la berrea, nadie osará disputar el espacio. Ahora es su territorio.

El más grande de los cérvidos de la Península Ibérica chocará sus astas contra sus rivales y empujará con sus 150 kilos para asegurarse el dominio sobre un grupo de hembras, aquí, en las más de cien mil hectáreas del parque regional de los Picos de Europa, una manada reducida, no más de ocho o diez ejemplares, suficientes para transmitir sus genes y adueñarse del bosque. Ocho meses después, cuando mayo asome por las cumbres y la nieve se deshiele, el bosque se llenará de bambis.

Ver a los venados con su cornamenta pasearse orgullosos entre las hembras, bramar y pelear en los claveros, revolcarse en el barro hecho con sus propios orines, intentar apoderarse de una parcela de terreno, enfrentarse a un contrincante en un ritual que comienza con un berrido, sigue con el gesto de agachar la testuz dirigiendo las astas hacia él y acaba con un choque en el que se trata de desequilibrar al más débil y que se retire de inmediato o vuelva a la pugna hasta que las fuerzas decidan quién es el ganador es posible en Picos de Europa, en el corazón de la belleza natural de León, gracias a la Fundación Patrimonio Natural.

En Picos, la berrea se ve y, sobre todo, se oye. A descifrar qué se dicen y qué hacen los ciervos ayudan los guías del territorio, que desvelan los secretos de la naturaleza. Conducen desde las Casas del Parque de Valdeburón y de Puebla de Lillo al sotobosque, a través de sendas fáciles, de impactante belleza, aptas para todas las edades. Un paseo atravesando el corazón encendido de otoño de Picos de Europa. Hasta el lugar mismo donde la naturaleza se bate en un combate de amor y honor. Donde se escucha la voz del bosque.

Macho de ciervo cantábrico con un grupo de hembras en Picos de Europa. FOTO: LA JURBIAL SERVICIOS AMBIENTALES

 

 

PARA VER LA BERREA EN PICOS DE EUROPA

Desde la Casa del Parque de Valdeburón: Sábados y domingos de septiembre y octubre.
Punto de encuentro: 17:30h en la Casa del Parque (desde allí el grupo se desplazará hasta puntos de observación. La vuelta se hará al atardecer o ya de noche, con la ayuda de frontales y linternas).
Duración de la actividad: 3,5 horas.
Dificultad: Sendas de fácil acceso, cómodas, aptas para todas las edades.
Grupo mínimo: 8 personas y máximo de 20.
Precio: 8 euros adultos y 5 euros menores de 12 años.
Inscripciones: Casa del Parque, 987 742 314 – 676 055 405, cp.picoseuropa.lario@patrimonionatural.org.


Desde la Casa del Parque de Puebla de Lillo: 26 y 27 de septiembre.
Punto de encuentro: 17:30h en la Casa del Parque (desde donde el grupo se desplazará hasta puntos de observación. La vuelta se hará al atardecer o ya de noche, con la ayuda de frontales y linternas).
Duración: 3,5 horas.
Grupo mínimo de 8 personas y máximo de 20.
Precio: 10 euros adultos y 5 euros menores de 12 años.                                                               Inscripciones:  Casa del Parque, 987 73 13 64 – 676 416 778 o cp.picoseuropa.lario@patrimonionatural.org.