+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LUGARES FIGURADOS LUIS CARNICERO, arquitecto y poeta

Ensoñaciones antruejas de un negrillón

 

Montaje L.C. -

09/02/2018

Venid al Atrio-jardín de Velilla de la Reina y ved sobre un cielo de torres, entre simbología y tradiciones, mis ramas talladas. Sentiréis que, aunque está seco mi tronco y mocha mi copa, corre por mis fibras savia-parodia.

Porque me eligieron hace casi un milenio como símbolo fundacional del Concejo, arraigando Culto y Palabra, sé de parlamentos y ciclos agrícolas. Fui idolatrado y osé ser velilla, oteando, guardando en mi cepa fueros y tumbas construidas con cantos rodados: ecos-testimonio que siempre regresan.

Porque moró mis raíces la buena Serpiente con la que fui centro de Vida y Conocimiento, aprendí dualidades, festejadas secuencias de noches y días. Por eso, con las calendas, vuelvo a esperar, en la anochecida que todo enmascara, encisnao y cachiporrada; y la traza de surcos por la vejez; y la siembra de la cernada: ceniza y rescoldos de ángeles idos, reavivados, que protegen los campos.

También de Luz, sacrificios y astros, supieron mis hojas. Ofrendas de Tierra y secretos de Diosas. Primitiva grandeza de la Mujer junto a Animales-tótem que transfieren fertilidades tras volteos grotescos: astas de Toro, cuernos de Luna.

Tiempo-que-entra. Tiempo-que-acaba. Aún reflejan mis ramas abanicos de Sol, místicos conos que proyectan rayos sin límites con bailes enloquecidos como de carreras de caza, horizontales de gomia y verticales de zampa: calaveras; desfile de mandamitos; rito de conducción del arado por el andrógino; comedias; cencerradas; testamento del burro; subasta de la vara de Torrajas; vejigueros; hombre-tenazas?…

Venid a la farsa donde late Misterio y Miedo se disfraza. Doblegad al Mal con la Risa. Exaltad la Mirada y purificadla luego en la Hoguera. Pues supe del Bien de sus olas y ahora ella me otorga el robarle al Ocaso semillas de iris.

Pues, aunque dejé de ser Árbol, sombra-sagrada, me entregué a ser diapasón, ardor esculpido, forma inspirada. Y aún soy Eje del Cosmos. Aún tengo rostro con rasgos grotescos de oscuro sobre Toros y Guirrios de blanco. Fuerza y Amor. Pues también yo soy Otro.

También yo soy Máscara. Máscara.

Noticias relacionadas