+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LUGARES FIGURADOS LUIS CARNICERO, arquitecto y poeta

Ensoñaciones antruejas de un negrillón

 

Montaje L.C. -

09/02/2018

Venid al Atrio-jardín de Velilla de la Reina y ved sobre un cielo de torres, entre simbología y tradiciones, mis ramas talladas. Sentiréis que, aunque está seco mi tronco y mocha mi copa, corre por mis fibras savia-parodia.

Porque me eligieron hace casi un milenio como símbolo fundacional del Concejo, arraigando Culto y Palabra, sé de parlamentos y ciclos agrícolas. Fui idolatrado y osé ser velilla, oteando, guardando en mi cepa fueros y tumbas construidas con cantos rodados: ecos-testimonio que siempre regresan.

Porque moró mis raíces la buena Serpiente con la que fui centro de Vida y Conocimiento, aprendí dualidades, festejadas secuencias de noches y días. Por eso, con las calendas, vuelvo a esperar, en la anochecida que todo enmascara, encisnao y cachiporrada; y la traza de surcos por la vejez; y la siembra de la cernada: ceniza y rescoldos de ángeles idos, reavivados, que protegen los campos.

También de Luz, sacrificios y astros, supieron mis hojas. Ofrendas de Tierra y secretos de Diosas. Primitiva grandeza de la Mujer junto a Animales-tótem que transfieren fertilidades tras volteos grotescos: astas de Toro, cuernos de Luna.

Tiempo-que-entra. Tiempo-que-acaba. Aún reflejan mis ramas abanicos de Sol, místicos conos que proyectan rayos sin límites con bailes enloquecidos como de carreras de caza, horizontales de gomia y verticales de zampa: calaveras; desfile de mandamitos; rito de conducción del arado por el andrógino; comedias; cencerradas; testamento del burro; subasta de la vara de Torrajas; vejigueros; hombre-tenazas?…

Venid a la farsa donde late Misterio y Miedo se disfraza. Doblegad al Mal con la Risa. Exaltad la Mirada y purificadla luego en la Hoguera. Pues supe del Bien de sus olas y ahora ella me otorga el robarle al Ocaso semillas de iris.

Pues, aunque dejé de ser Árbol, sombra-sagrada, me entregué a ser diapasón, ardor esculpido, forma inspirada. Y aún soy Eje del Cosmos. Aún tengo rostro con rasgos grotescos de oscuro sobre Toros y Guirrios de blanco. Fuerza y Amor. Pues también yo soy Otro.

También yo soy Máscara. Máscara.

Noticias relacionadas




Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla