+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La recomendación de... Amparo Blanco Ruiz, directora de la agencia CPI de León

Extraer el meollo a la vida

 

marciano -

29/09/2017

Escribía M. Medeiros: «Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música…quien evita una pasión…»

Parece sencillo, aunque se torna difícil en la vorágine de este loco mundo en el que todos bailamos a la velocidad que él nos dicta. ¡Pasamos por nuestra vida, tantas veces, sin detenernos a disfrutar de las pequeñas cosas! Así que, ante la petición de reflexionar acerca de lo que se puede hacer un fin de semana, pensé: «Pequeñas grandes cosas».

Disfrutar de esas horas de sueño que las interminables jornadas laborales nos van robando a lo largo de la semana; olvidar el despertador y dormir, descansar, soñar…

Olfatear el café recién hecho, y tomar el tiempo necesario para desayunar saboreando cada bocado y cada trago. Sin lugar a dudas, el café sabe mejor el fin de semana. Respirar, y pensar que tenemos un fin de semana por delante para apasionarnos.

¿Quién no tiene una pasión? Leer, viajar, el mar, la montaña, un huerto, el cine, el arte, la música, el teatro, la moda… El fin de semana es nuestro momento idóneo para disfrutar nuestra pasión, sin prisa, sin pausa, sin excusas…

Compartir momentos con nuestra familia, pareja, amigos y también saber guardar espacio para nosotros. Desconectar el móvil, olvidarnos de instagram, Facebook, y saborear nuestra vida sin fotos tumblr, sin likes, sin ruido.

Posiblemente, tras esta lectura, alguien piense que no descubro nada nuevo, que no doy con la fórmula del éxito para disfrutar al máximo de nuestro tiempo de ocio, que no descubro sitios mágicos y excitantes donde saciar nuestras ansias de gozar, que podría haber recomendado restaurantes de moda, tiendas donde encontrar las últimas tendencias, cuales son los últimos éxitos en las carteleras, o confeccionar una agenda de eventos.

Pero ¿lo que alguien pueda recomendarnos es lo que realmente nos apasiona? ¿Nos hace felices embutirnos en un sensual vestido rojo porque ‘se lleva’, cuando realmente como mejor nos encontramos es con nuestros viejos jeans? ¿Disfrutamos más en el ‘japo’ de moda, que en la taberna del barrio? ¿No estamos ya lo suficientemente dirigidos en nuestro día a día por los cánones que nos marcan?

Creo que el secreto del mejor fin de semana del mundo se encuentra ahí, en buscar y hacer lo que nos hace realmente felices, en no forjarnos grandes expectativas y disfrutar de las pequeñas cosas que la vida y nuestras posibilidades nos ofrecen.

En definitiva y parafraseando a Thoreau como en el ‘Club de los poetas muertos’ «extraerle todo el meollo a la vida».

Noticias relacionadas