+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

descendientes de J. palacios | Villafranca del Bierzo

Historia breve de una seducción

La mencía como razón, el legado cultural de siglos como aval y la búsqueda de la transparencia como objetivo. Esos fueron los motivos que trajeron en 1999 al Bierzo a Álvaro Palacios y a su sobrino Ricardo Pérez Palacios, sin duda dos de las mentes más preclaras del vino berciano.

 

Ricardo Pérez Palacios guíael arado en las escarpadas laderas de Corullón delas que naceel ‘Moncerbal’. - b. fernández

Rafael Blanco
09/12/2011

A menudo se hace referencia a la llegada al Bierzo de los Palacios —Álvaro es el enólogo español más mediático— como el punto de inflexión para el vino berciano. Efectivamente, 1999 es la fecha de partida para la nueva mencía. El momento clave. Fue entonces cuando Álvaro —avalado por la labor en la bodega familiar riojana Palacios Remondo y con el proyecto personal del Priorato ya en fase de gestación— y su sobrino recalaron en Villafranca, o más concretamente en Corullón, para explorar las posibilidades de la seductora mencía. Tras elevarla entre ambos a los altares de la enología internacional, una declaración lapidaria de Ricardo —«no vengo, estoy»— despejó cualquier duda sobre la eventualidad del proyecto berciano de la familia riojana con intereses diversificados, en todo caso siempre desarrollados bajo profundas y muy personales convicciones y un compromiso inequívoco con la tierra de adopción. En el caso de Pérez Palacios no es ya una obsesión, sino un modo de vida y de relación con el entorno tan íntimamente asumido que su universo vital y creativo se estrecha en torno a Villafranca del Bierzo como escenario exclusivo de la actividad elaboradora, viticultura aparte, claro, y de Corullón como aspiración y referencia permanente.

En el proyecto vitivinícola que desarrolla Descendientes de J. Palacios tiene un peso determinante la mencía como base elaboradora, pero también el legado cultural e histórico de una tierra y de una viticultura precisa y sabia practicada sobre una uva tinta de estirpe atlántica que hereda el carácter cosmopolita y místico del Bierzo medieval. Más de doscientas pequeñas parcelas configuran el viñedo de esta nueva idea de bodega cuyo objetivo es concretar en el vino «la frescura y la fragancia, la jugosidad y la viveza» de la uva.

La granja-escuela Cando, integrada en el proyecto, es un faro difusor de esos ideales a través de una intensa actividad relacionada con esas experiencias. Porque la actividad en Descendientes de J. Palacios va más allá de la viña y la bodega y afecta al aprovechamiento integral del medio. Pero, desarrollos conceptuales aparte, lo cierto es que los Palacios abanderan uno de los proyectos más sólidos en torno al vino berciano y sin duda el de mayores reconocimientos internacionales, vistos éstos desde la perspectivas de lo intangible —el elogio unánime de la crítica especializada— y de lo tangible, ya que la bodega exporta a los mercados más exigentes del mundo algo más del 60% de la producción. La venta exterior incluye, por supuesto, la comercialización de los tres o cuatro vinos más caros del Bierzo, aunque sea en unas cantidades muy limitadas por las exigencias de calidad autoimpuestas en la producción.

Una calidad contrastable en los 2009 —Pétalos del Bierzo (350.000 botellas; 14,00 euros en tienda)— y 2008 —Villa de Corullón, Moncerbal (1.670; 90,00), Las Lamas (1.049; más de 100,00) y La Faraona (418; más de 200,00)— ahora en el mercado, con un importante incremento de la producción del que sustenta la bodega y que permite esos otros caprichos llamados vinos de finca, una vez desaparecidos los San Martín y Fontelas para simplificar la carta y entendiendo el primer como más global y sin duda uno de los más representativos del Bierzo.

Noticias relacionadas

a b

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla