+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

la silvera | PAJARES DE LOS OTEROS

Una ilusión apretada y menuda

Dos enólogos bercianos de largo recorrido en la mencía pero fascinados por las singularidades y posibilidades de la uva apretada —de ahí lo del ‘Preto’ en la etiqueta— y menuda y el propietario de la bodega y el viñedo dan vida a una de las jóvenes tentativas en torno al prieto picudo.

 

Las ocho hectáreas de viñedo que se extienden frente a la bodega son la base de elaboración de los populares 'Preto'. - Jesús F. Salvadores

Rafael Blanco
06/07/2012

mapa de situación de la bodegaCon la aparición en el mercado el año pasado de un crianza de alta consideración, aunque en el prieto picudo hay mucho que recorrer, cerró su catálogo de elaboraciones La Silvera, el proyecto en torno al prieto picudo que puesto en marcha en el año 2000 por José Luis González Nava, bajo la referencia Bodegas González Nava SL, derivó hace cuatro años en Bodegas y Viñedos La Silvera SL.

A partir del viñedo de González Nava, en particular la finca de ocho hectáreas en espaldera y ya consolidado rendimiento que se extiende frente a la bodega, una construcción característica con cueva subterránea que preside la entrada a Pajares de los Oteros, desarrolla su actividad el trío integrado por quien aporta la base de elaboración a partir de la compra de esa uva y dos enólogos de postín: Manuel Benito Otero, un berciano erigido en viejo guardián de la esencia del prieto picudo y conocido y reconocido por su firma en muchas otras elaboraciones de prieto picudo, y el también berciano de adopción y francés de origen Grégory Pérez, rendido igualmente a la excelencia de la casta después de la larga experiencia en torno a la mencía y el godello de su tierra de adopción.

Con los papeles perfectamente definidos, González asume la labor en la bodega, Otero dirige la elaboración y Pérez se encarga de la comercialización. El rosado, muy afinado también en su cuarta tentativa, es la razón principal del proyecto, pero sin renunciar en ningún caso a la exploración de las posibilidades del tinto a través de un joven y, paralelamente, de este crianza que, sobre la base de una pequeña partida de la vendimia del 2007 y con una excelente presentación, concreta una vieja aspiración de la sociedad y supone un aporte de imagen y prestigio a la carta de elaboraciones de La Silvera, que tiene en el Preto rosado su bandera de enganche y que de alguna manera, como las demás bodegas, condiciona su futuro al desarrollo de la propia denominación de origen.

Del esfuerzo de sus mentores nacieron esos Preto rosado y tinto joven (13.000 botellas; 6,00 euros), a los que el año pasado, a partir de la vendimia del 2007, se sumó en la carta de la bodega un crianza de larga estancia (16 meses) y corta producción (5.000 botellas del 2007 que está ahora en el mercado; 12,00 euros).

Noticias relacionadas

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla