+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Escocia en español

Del invierno leonés al escocés

Leoneses en Edimburgo. Salieron del invierno leonés al largo invierno de Escocia. Iban a aprender inglés y se han enrolado en una empresa turística que ofrece circuitos turísticos en castellano. Por Ana Gaitero

 

Castillo de Edimburgo desde los Jardines de Princess Street. - LAURA MURES

Del invierno leonés al escocés - LAURA MURES

Ana Gaitero | León
28/02/2014

El inglés es el idioma más hablado internacionalmente. Miles de españoles salen cada año hacia los países de habla inglesa para aprender el idioma de la corona británica. Los leoneses Luis Álvarez, de La Remolina, y Agustín Cascallana, de La Aldea del Puente, también querían mejorar su inglés.

Curiosamente, han encontrado trabajo en Edimburgo en la empresa Viajar por Escocia, fundada por dos jóvenes gallegos, que se ha especializado en los últimos tres años en la oferta de rutas para turistas de habla hispana.

Luis tiene 27 años y estudié un módulo superior de Información turística, trabajó en varias oficinas de turismo (Ponferrada, La Bañeza y Cistierna) en un hotel en Ponferrada, y también tuvo un empleo en la oficina de turismo de Florencia en Italia. También estudia Geografía e Historia por la Uned.

Se fue a Escocia con su novia en septiembre de 2012. «En mi caso no fue por la crisis, pues más o menos siempre había estado trabajando o estudiando en España, sino porque quería mejorar el inglés y probar una experiencia nueva». Iban para 3 meses y llevan ya casi año y medio en la tierra donde los hombres se ponen unas faldas que llaman kilt, donde el fantasma del Lago Ness es uno de sus principales reclamos turísticos y el himno nacional se toca con una gaita.

Agustín tiene 26 años y la única cosa en común que compartía con Luis antes de convertirse en compañeros de trabajo es el río Esla. Su pueblo está en la ribera baja y el de Luis a los pies del pantano de Riaño. Agustín estudió Arqueología y un máster de Antropología Física y Forense en la Universidad Autónoma de Madrid, «Una vez presentado el trabajo de investigación, decidí apartar la vía científica durante un tiempo y mejorar mi inglés pero sin abandonar la posibilidad de seguir formándome en el mundo de la cultura», explica.

Sin expectativas de trabajo en España, se decidió a pedir unas prácticas en Viajar por Escocia. Tras tres meses de formació, donde tras tres meses formándose como documentalista, pasaa formar parte de laplantilla con este mismo rol. No fue fácil elegir Edimburgo como destino. Al final, pesaron en su su decisión tres aspectos fundamentales: «La combinación de buenas comunicaciones, habla inglesa y un enorme y cuidado por el patrimonio cultural». A todo ello se unió una circunstancia personal importante pues su pareja sentimental también se encontraba en el país.

Su labor dentro de Viajar por Escocia es de documentalista y guionista y se centra en la elaboración de nuevos tours con su contenido, recorrido, tiempos y paradas. También se ocupa de la ampliación y modificación de tours que ya están funcionando. «Es la única de Escocia que tiene un puesto de este tipo, muestra de su elevado interés en la calidad de los contenidos que se narran así como, la mejoría que proporciona el feedback», explica.

El fruto de su trabajo es que cada tour ofrece a los turistas «contenidos totalmente diferentes unos de otros», subraya. Actualmente ofertan 8 tours diferentes fuera de Edimburgo y tienen en prevision de incorporar un mayor número.

Luis Álvarez trabajó de camarero durante seis meses hasta que encontró una oferta laboral en Visit Scotland, el organismo que gestiona toda la industria turística en Escocia y así empezó su experiencia en el sector, fuera de España, en la oficina de turismo de Edimburgo. «Antes de acabar mi contrato allí, me llamaron desde Viajar por Escocia y estoy con ellos desde septiembre», explica.

Luis es el encargado de oficina y coordina y programa el trabajo de los guías, que son españoles o italianos pues tienen otra sección de turismo dedicada a las rutas en italiano. También es responsable de la comunicación con los operadores. «Edimburgo no es tan frío como creemos», señala. Lo dice un joven acostumbrado al invierno leonés.

El invierno allí es muy largo porque prácticamente no hay verano y al estar tan cerca del Polo Norte en la época hiemal apenas hay horas de luz —oscurece a las tres de la tarde y amanece a las nueve de la mañana— y en la estival los días son interminables. Los escoceses, de quienes tanto se habla en España y en el resto de Europa actualmente por sus ansias independentistas, son tanto o más fríos que su clima pero, sobre todo, comenta Luis, son «gente muy agradable, paciente y educada».

«El acento es muy difícil de entender, pero tiene la ventaja de que una vez que te acostumbras cualquier otro acento del inglés se entiende perfectamente», comenta Luis. La comida no es cara, pero sobre todo se consumen platos precocinados por lo que es consciente de que «es menos saludable que en España». Un dato curioso es que el salario se cobra por horas, lo que para el joven leonés no es un inconveniente sino una ventaja: «Cuando hay poca faena cobras menos, pero en temporada alta sabes que lo vas a recuperar. Como ves, es un sistema mucho más eficiente.