+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Vinos de su puño y letra

«La Mencía es la diferencia»

Ginés Fernández López
Bodegas y Viñedos Gancedo, S.L.


Viticultor antes y más que bodeguero, persona de muy firmes convicciones y cabales argumentos y poseedor de una sólida formación adquirida desde la inquietad y la experiencia, Ginés Fernández es un actor imprescindible del vino berciano y autor de blancos y tintos memorables

 

Ginés Fernández, junto a las barricas del mejor roble francés que selecciona con criterio y cuida con mucho mimo. - B. FERNÁNDEZ

Rafael Blanco
15/02/2013

Tiene un amor, Mencía, y dos amantes, Godello y Doña Blanca. Lo sabe muy bien Juani, su esposa, que lo acompaña siempre en la viña y en la bodega. Con ella comparte una pasión irrenunciable por la vitivinicultura, a la que llegó tarde, pero justo a tiempo para regalarnos algunos de los mencías imprescindibles y blancos de quitarse el sombrero.

«La Mencía es la uva que marca la diferencia. Con viñedo viejo y un buen trabajo en el campo podemos llegar a poner nuestros vinos entre los mejores del mundo. Pero tenemos que seguir en la línea de hacer vinos muy frescos, muy

atlánticos y que nos diferencien por la calidad, porque por precio nunca podemos ser competitivos», reflexiona Ginés, que va incluso más allá en la defensa de la variedad autóctona: «Hay que dejarla sola en la elaboración. Cualquier variedad foránea como complementaria la mata. No porque no hagan buenos vinos, sino porque nos hacen perder la personalidad».

«Creo en el hecho diferencial de la Mencía y creo que sólo saldremos adelante si sabemos explotar esa singularidad y lo hacemos todos juntos y desde los mismos criterios», reflexiona. Pero esa diferencia la marca también en buena medida la viticultura: «Es la clave. Hay que trabajar como lo hacían los abuelos, con la misma filosofía: mucha observación y viñas bien labradas. Es una cuestión de sentido común...».

El que él mismo aplica en las elaboraciones en las que mezcla Godello —«es la mejor variedad del mundo porque tiene la frescura de la Riesling y el poderío en boca de la Chardonnay»— y Doña Blanca —«fresca, complicada de trabajar, aporta los aromas y la dulzura»— para hacer unos blancos unánimemente aclamados por la crítica internacional.

Sin embargo el Xestal es el vino bandera de la cálida y acogedora bodega de Quilós: «Es por el que trabajamos las viñas, el que marca la filosofía de todo lo que hacemos y el ritmo de la labor en el campo». En uno y otro caso tienen que ser «vinos que vivan muchos años. Esa vida se la da el podería de la Godello y la Mencía». Y, en cualquier caso, vinos muy del gusto de su autor, amante de complejas elaboraciones y largas guardas: «Tiene que haber un nicho de mercado para los que hacemos vinos distintos. Si no lo hay o no lo encontramos, el Bierzo está muerto».

a b

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla