+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

«La Mencía es rústica, atractiva y tentadora»

Nacho León y Bruno Arias.
Demencia de Autor SL

«Hacer vinos que sepan a pueblo, sin maquillajes, que reflejen la tipicidad. La Mencía tiene un componente rústico que la hace atractiva y muy tentadora, y eso es lo que queremos respetar». Esos principios sustentan a Demencia, un proyecto cabal, de los más ingeniosos y brillantes del vino en la comarca.

 

Bruno Arias y Nacho León,durante lavendimia enuna de las viñas que tienen en Valtuille de Abajo. - ÁLEX BOLADO

Rafael Blanco
14/02/2014

No somos fanáticos ni predicadores y no tenemos otro propósito que no sea hacer el mejor vino posible con la menor intervención posible, sabiendo que lo importante no es el cómo, sino el qué y desde la convicción de que el mejor vino es el que mejor sienta». Nacho León abandera desde su origen en 2006 el proyecto Demencia de Autor SL, al que se ha incorporado Bruno Arias.

Demencia nació —y así sigue siendo— como un proyecto un tanto idealista, la concreción de una idea compartida de gente a la que le gusta el vino con locura y que se siente fascinada por el viñedo y por las prácticas tradicionales en la viña y en la bodega. Parajes muy definidos, cepaje centenario, veneración por el vino tradicional y producciones limitadísimas. Esas premisas básicas, un cuidado exquisito en todo el proceso, una gran actividad personal en las redes para su difusión, la comercialización directa y el respeto y una relación de amistad con el cliente justifican los elevados precios de sus tintos, pero también los convierten en vinos de culto para un selecto y cada día más amplio club de dementes.

La primera elaboración de Demencia se hizo con la vendimia de 2006 y de esa incipiente locura salieron al mercado 1.924 botellas, 4.400 de la segunda y 6.336 de la cosecha 2008. Está en el mercado el 2009, contenido en apenas 7.000 botellas. Es el vino de referencia de la bodega, pero no el único. De un proyecto diferenciado, de la vendimia de 2011 y tras cinco meses de permanencia en barrica nació Pyjama, como resultado de la búsqueda de «una forma más jovial de entender la Mencía. Manteniendo siempre la frescura y elegancia, buscamos un vino menos serio, menos contundente y quizás también más juvenil. Un vino para beber y compartir».

En un plano radicalmente distinto sitúa ahora la bodega el muy exclusivo —exactamente 704 botellas— y especial —por la selección del viñedo— Demencia Villegas, que brota de la vendimia 2010. Por su excepcionalidad no habrá 2011, como respuesta al compromiso de sus autores con la calidad y por la lealtad que prometen a quienes han de disfrutarlo. La mayor parte de esa exigua producción no salió a la venta y fue entregada directamente a esos locos del vino que tiene censados la bodega. Este Demencia que se sitúa en la línea de los vinos de autor nace de cuatro pequeños viñedos, ocho mil metros cuadrados, en el paraje de Valtuille de Abajo que se menciona como apellido. Una lengua de suelo arcilloarenosa, muy sana, con cepas de 80 años y sobre la que se practica un cultivo absolutamente respetuoso, sin sistéminos ni herbicidas.

En la definición de sus autores, «es un vino de pueblo como el que hacían y tal y como lo hacían nuestros abuelos —depósitos de fermentación de mil litros y bazuqueo manual—, con una gran capacidad de envejecimiento y una larga vida».

Pero no es la única novedad de la bodega que, en muy pequeñas cantidades y a partir de la vendimia de sus ocho parcelas, experimenta un blanco de viejísimas cepas de Godello, un rosado tradicional a partir del sangrado de Mencía, un tinto de fermentación en barrica abierta sin ningún tipo de adición —unas ochenta botellas en cada caso—, un dulce de Mencía y un polivarietal que mezcla las distintas uvas que hay en un viñedo tradicional. Como los anteriores, ese 1.000 Padres no tiene otro objetivo que «permitirnos aprender a entender la uva y dar vidilla a la gente que nos sigue».

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla