+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LUGARES FIGURADOS | LUIS CARNICERO, arquitecto y poeta

Los perfiles del valle

 

LUIS CARNICERO -

27/04/2018

Cualquier lugar, hasta los ya conocidos, como los alrededores del Teleno, Monte Sagrado, te descubren nuevas representaciones, nuevos signos y símbolos, renovada Luz. Y en todos renace tu idea estética de sentir la vida volviendo a nombrar el mundo.

Caminando, al llegar a Molinaferrera, tras cruzar el río Duerna —desvaneciéndote en su fluir— vas observando que todo lo que existe, con llenos o vacíos, es Forma, y que la naturaleza no es paisaje hasta que se contempla, y que su percepción y discernimiento nunca son reales, sino figurados.

Desde la ermita del Cristo bordeas el pueblo, por la izquierda, con ecos de una leyenda de lluvia y de una cruz entre piedras rebrotando. Tras cruzar el puente Arandanedo, vas por el Camino del Palo. Desde media ladera baja entubada el agua de las albercas. El ladrido desganado de un mastín y los cables de la Central Hidroeléctrica parecen arañar el aire.

Descienden como venas transparentes de un ave grandiosa, los arroyos. El de Peña Bellosa -que esconde aún bajo su cauce una mina de oro- ha venido a desembocar al del Cabrito que trocea simetrías luminosas en su cauce; y tú vas junto a él, aguas arriba, hacia los Manaderos, siguiendo esos reflejos, reflejando en sus espejos tus propias imágenes de matojos, de álamos, robles, fresnos, cruzando pastos y vuelos: ‘contrapostos’ de vacas; espantos de ciervos; desvanecidos trinos de pájaros…

Como si fueras franqueando puertas-triangulo, sigues hasta cruzar un puente falto de tablas, para tomar, al otro lado, un sendero que corre entre escobas y urces. Pasados los corrales de Bouzas, te descalzas, y cruzas el reguero pensando en ascender a los altos. Porque, al frente, enmarcado en secuencias de uves, ya has imaginado el Cerro del Picón y el camino que por la izquierda va al glaciar del Coballo Grande…

Pero de pronto, volviéndolo eterno, un mínimo vuelo colorea el espacio. Pasan las nubes. Y también tú, pasas conmovido a ser paisaje.

Posa en la rama/ los perfiles ?del valle/ la mariposa.

Noticias relacionadas

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla