+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Tradición y modernidad

Vinos que reflejan la pureza de las variedades y hechos con el trabajo del día a día. Son mencías o godello. Y son puro Bierzo. Tradición y modernidad... y mucha honestidad.

 

Dumas García Canedo, en una de las viñas de la familia sobre las que transmitió a sus hijos una manera de trabajar, hacer y vivir el vino. DL -

RAFAEL BLANCO
13/01/2017

Marcos y Elena García Alba recibieron por legado familiar de las dos ramas unas cuantas hectáreas de viñedo y por las enseñanzas de su padre, Dumas García Canedo, una manera de entender, hacer y vivir el vino, pero sobre todo el valor inmenso del trabajo. A partir de esa idea y desde la máxima honestidad construyeron en pocos años los sólidos pilares sobre los que hoy se sustenta el proyecto vitivinícola Vinos Valtuille. El primero de esos pilares es, sin duda, el excelente viñedo heredado y ubicado en algunos de los mejores parajes de Valtuille de Abajo. De uno de ellos, Pago de Valdoneje, tomó el nombre el joven mencía con el que en el año 2000, cuando se construyeron las actuales instalaciones, daba la familia el salto al embotellado. En 2005, y a partir de la vendimia 2003, aparecía el primer crianza, que añadía al nombre la referencia de Viñas Viejas. Once años después, con otros dos vinos por medio —un joven roble como escalón intermedio en la gama de los tintos y un godello como necesario complemento—, la bodega lanza su primer vino de finca, una elaboración muy especial a partir de la vendimia también muy especial de cepas centenarias de Cabanelas: pisado tradicional en dos barricas abiertas de un 50% de aportación de uva con raspón, con el añadido posterior de la otra mitad despalillada, fermentación en esas mismas barricas con bazuqueo y sangrado, prensado y crianza de 12/13 meses una vez tapadas y reajustadas las duelas.

Es además un vino con mensaje y también como homenaje. Homenaje —y gratitud— a la tradición vitícola familiar —la entiqueta reproduce una vieja fotografía de los abuelos Antonio e Isabel durante una vendimia— y mensaje en la idea de transmitir no sólo la capacidad de la bodega de elaborar vinos de altísima calidad, sino también de hacerlo desde la voluntad de aunar tradición y modernidad en perfecto equilibrio. Esa idea, que debe ser la que en general se transmita de la actividad en el Bierzo, la de la generosidad y la honestidad en el trabajo y el compromiso con la más alta calidad bajo la defensa de que «sólo es mencía la Mencía y sólo es godello la Godello, sin añadidos» han acabado dando a la bodega no sólo el unánime reconocimiento de la crítica especializada, sino también el del consumidor. Los Pago de Valdoneje están hoy en quince mercados internacionales y la bodega supera las 120.000 botellas anuales.

Noticias relacionadas

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla