+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

De viaje a

Zotes del páramo

De romper el vasto paisaje se encargan aquí dos lagunas; la Laguna del Camino de Valencia en Zotes y la de Villaestrigo del Páramo. Ambas parecen un oasis en mitad del camino Las dos lagunas del municipio se antojan como una bella estampa donde muchos acuden a avistar decenas de especies de aves.

 

Las tres localidades que conforman el municipio de Zotes del Páramo dan cobijo a cerca de 450 habitantes en su mayoría dedicados al maíz, el trigo, la remolacha, alubias, patatas y en menor medida a la ganadería ovina. -

MARCIANO PÉREZ/JESÚS F.S. -

P.R.B.
22/09/2017

Volver al páramo leonés siempre impacta. A simple vista, el paisaje parece callar más de lo que dice, desde luego no invita a demasiada reflexión, ni tampoco entiende de memoria. Pero basta con perderse entre sus campos, observar el arduo trabajo de los agricultores o charlar con algún vecino en plena calle para advertir que la riqueza aquí no es tanto visual como sí profunda.

El municipio de Zotes es un claro ejemplo de todo ello. Del patrimonio artístico destacan sobre todo los templos parroquiales de los tres pueblos, unos por recientes y otro, el de Villaestrigo, por ser el más antiguo. «La iglesia de Zotes se levantó hace 20 años y la de Zambroncinos hace 30», recuerda la máxima regidora, María del Carmen Quiñones. «Las construcciones originales se perdieron». Algo parecido a lo que le ocurrió a la ermita de Nuestra Señora de la Aldea, de la que hoy sólo queda en pie un pequeño muro realizado en adobe y tapial. Antaño fue lugar frecuente de romerías y devociones que ya apenas quedan en el recuerdo de los más ancianos. Como en casi toda la provincia, el verano es sinónimo de mayor población. Es por eso que cada uno de los pueblos celebra una fiesta en esa época, aunque las oficiales llegan con San Isidro, Santo Tomás y Nuestra Señora de la Aldea. También cuentan con una semana cultural desde hace dos años que tiene lugar en agosto y que se encarga de dar vida la Asociación El Jardín.

De romper el vasto paisaje se encargan aquí dos lagunas; la Laguna del Camino de Valencia en Zotes y la de Villaestrigo del Páramo. Ambas parecen un oasis en mitad del camino, una bella estampa donde muchos acuden a avistar decenas de especies de aves e incluso a pescar, «aunque no pesquen nada». Dos lagunas cuyo entorno se ha acondicionado recientemente para que quienes lo deseen puedan comer, pasear e incluso hacer ejercicio.

La tierra de este municipio produce remolacha azucarera, maíz para pienso, alubias en grano, patatas, trigo y cebada principalmente. Aunque como ocurre en otras tantas localidades de la provincia, la falta de relevo generacional está lastrando el desarrollo económico. Aún así el municipio de Zotes tiene hoy quien trabaje en sus tierras, pero «necesita de ayudas institucionales» para seguir adelante. Su patrimonio, cultura y tradiciones merecen ser descubiertas y degustadas.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla