+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CETA

El acuerdo de libre comercio con Canadá se abre paso en la Eurocámara

La comisión de comercio internacional da vía llibre y abre la puerta a la aprobación en pleno el próximo 15 de febrero

 

Manifestantes contra los tratados de comercio TTIP y CETA en Bruselas. - Geert Vanden Wijngaert

SILVIA MARTINEZ / BRUSELAS
24/01/2017

La aplicación provisional el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá (conocido como CETA) está desde este martes mucho poco más cerca. La comisión de comercio internacional del Parlamento Europeo ha dado este martes luz verde a la ratificación del pacto por 25 votos a favor, 15 en contra y 1 abstención. El último obstáculo por superar será la votación en el pleno del Parlamento Europeo que tendrá lugar a mediados de febrero. “Vista la situación global a la que nos enfrentamos y los cambios en Estados Unidos me parece una señal importante”, ha valorado el presidente de esta comisión, el socialista Bern Lange.

Tras mucha polémica y las dudas de última hora de los parlamentos de las regiones de Valonia y Bruselas capital (Bélgica), a cuenta de la legalidad del sistema de arbitraje entre otras cuestiones, el pacto fue firmado el pasado 30 de octubre. Fue durante una ceremonia a la que asistió el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y que puso la guinda a siete años de negociaciones. Este martes varios grupos han intentado sin éxito rechazar el texto, posponer un año la votación en pleno e incluso suspenderla durante un período de cinco meses. Ninguna de las enmiendas para bloquear el CETA han tenido éxito y el acuerdo se someterá al pleno el próximo 15 de febrero.

Un último obstáculo antes de que los 28 gobiernos de la UE den el aprobado final que permitirá la entrada provisional del acuerdo en torno al mes de abril. A partir de entonces arrancará una nueva fase todavía más complicada ya que al ser un acuerdo comercial mixto –con competencias exclusivas de la UE pero también de los Estados miembros- es necesaria la aprobación de los parlamentos nacionales. Esto significa que en unos cuántos países el pacto tendrá que volver a debate al parlamento regional. Este es el caso de Bélgica lo que podría complicar todavía el proceso.

Pese al visto bueno, el acuerdo sigue generando tensiones y divisiones en la Eurocámara. “Es el acuerdo más moderno y progresista que la UE ha negociado jamás. Tenemos que hacer lo posible para que el acuerdo se aplique lo antes posible. El presidente Trump ha anunciado medidas que tendrá efectos importantes en Canadá” así que “la UE y Canadá deben trabajar juntas para reforzar el sistema multilateral”, ha reivindicado la libera holandesa Marietje Schaake. Todo lo contrario que el eurodiputado de Podemos, Xabier Benito, que ha lamentado que con la aprobación del nuevo pacto la comisión de comercio hayan antepuesto “los intereses privados frente a los de la ciudadanía”. O su colega de partido, Lola Sanchez Caldentey, que ha tachado de “nefasta” la aprobación permitida, sostiene, por la división de los socialistas.




Club de prensa