+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El año nuevo trae subidas en el gas y la luz

Ambas facturas energéticas continuarán con la senda ascendente iniciada en 2017 .

 

31/12/2017

D. V. | Madrid

Las doce campanadas de Nochevieja anunciarán la llegada de 2018. Y con la entrada del nuevo año también se producirán cambios en las tarifas de distintos productos y servicios. En esta ocasión, la cuesta de enero se presenta marcada por el repunte que experimentarán la luz y, especialmente, el gas —al menos en la primera parte del curso—. De esta forma, ambas facturas continuarán con la senda ascendente iniciada en 2017. Un encarecimiento de los productos energéticos provocado por el alza del precio del petróleo, aunque el incremento de esta materia prima debería ser más moderado que el pasado ejercicio. De hecho, el barril Brent pasará de los 52,8 dólares de media anual de 2017 a los 54,8 dólares en el nuevo año, según las previsiones del Gobierno. Una subida de dos dólares que es muy inferior a los casi 10 dólares registrados con respecto a 2016. En cualquier caso, el objetivo de los países exportadores es situar el petróleo en los 60 dólares. Algo que tendrá su repercusión en el precio de los carburantes. El recibo de la luz lleva sobre sus espaldas la importante subida registrada a lo largo de 2017, el ejercicio con los precios más caros desde 2009. Sin embargo, eso no impedirá que la electricidad comience el año con una tendencia alcista, aunque más moderada. Para empezar, el Gobierno ha congelado la parte regulada de la tarifa de la luz por quinto año consecutivo. Estos peajes suponen alrededor de un 60% del coste de la factura (los relacionados con la distribución, transporte, insularidad, primas a las renovables...). Sin embargo, la parte del recibo no regulada y que cotiza en el mercado mayorista apunta a nuevas subidas. En 2017 el precio medio de la electricidad se ha disparado un 32% hasta los 52,5 euros/Mwh, lo que ha implicado un encarecimiento de unos 80 euros en la factura anual para los consumidores. De cara a 2018 los mercados de futuro apuntan a un incremento de un 10%, lo que se trasladaría en el recibo en un alza del 2,5% de media.




Club de prensa